La Sureñita, located just off of 4th & Evergreen, is a family bakery that specializes in traditional and seasonal Mexican desserts like the Rosca de Reyes

Para muchos hogares mexicanos, el Día de los Reyes Magos es una tradición anual que suele celebrarse disfrutando de una colorida y dulce rosca junto a un cafecito o un champurrado. La festividad del 6 de enero, también conocida como la Epifanía, conmemora el día en que tres Reyes Magos, guiados por una estrella hasta Belén, vieron por primera vez al Niño Jesús.

Las largas colas en las panaderías locales son habituales en los días previos a la festividad, ya que cientos de familias del barrio lo celebran cortando su rosca de reyes. Dentro de la rosca se hornean pequeñas figuritas de plástico del niño -que representan cómo se escondió a Jesús para protegerlo de las tropas del rey romano Herodes- y quien se queda con ellas debe aportar tamales para la fiesta del 2 de febrero, Día de la Candelaría.

Los primeros días de enero son unos de los más ajetreados para Bernardo Cortez, propietario y panadero de La Sureñita en Boyle Heights. En la panadería familiar de la calle Cuarta, cerca de Evergreen, cada rosca de reyes se elabora artesanalmente, a mano y con amor. Para los propietarios de la tienda, cada rosca vendida les trae recuerdos de su tierra natal y representa un sueño familiar hecho realidad.

Hornear la Rosca de Reyes es un asunto familiar en La Sureñita, que se prepara para el ajetreo festivo. Foto de Alex Medina.

En busca de una mejor vida

Al no poder pagar la escuela, su padre animó al joven Bernardo Cortez a aprender a hacer pan para encontrar trabajo en su pueblo natal de Santa Cruz Guerrero, municipio de Quechultenango, en el estado de Guerrero, al sur de México.

Tras años de hornear pan dulce y decorar pasteles en México, Cortez tomó la decisión de trasladarse a Estados Unidos en 1999, en busca de una vida mejor para su esposa y su hijo recién nacido.

“Llegué aquí con muy poco, sólo lo que tuve como panadero y las bendiciones de mis padres para cambiar la historia de mi nueva familia”, dice Cortez, que ahora tiene 47 años. “Un día, cuando mi primer hijo era muy pequeño, se me acercó y me dijo que tenía un sueño de que nuestra familia tuviera nuestra propia panadería en lugar de tener que trabajar para otras personas. En esse momento decidí que esa sería nuestra realidad un día”.

Cortez trabajó largas horas utilizando las habilidades que le dio su padre para ahorrar dinero y conseguir que el sueño de su propio hijo se hiciera realidad. Los precios de los negocios subían a la par con los ahorros de la familia, lo cual hacía la meta cada vez más inaccesible, hasta que Cortez se conectó con nuevos amigos en Boyle Heights, su nuevo hogar.

“Nos da alegría a mi y a mi familia poder darle a la gente de Boyle Heights una muestra de nuestra hermosa tierra”.

Bernardo cortez

“Lo que es tan especial de Boyle Heights es como todos apoyan a sus vecinos”, dice Cortez, “y por eso fue una bendición para mi que me vine aquí para una vida mejor, porque encontré una comunidad de otros haciendo lo mismo”.

“Es por eso que muchos entendieron el sueño de mi familia y muchos dieron lo que pudieron para [que pudieramos] abrir nuestro propio lugar”, añade.

La Sureñita, cuyo nombre hace referencia a las raíces de la familia en el sur de México, abrió sus puertas en 2015 gracias al apoyo de muchos en la comunidad. Durante los últimos siete años, cada miembro de su familia ha ayudado a mantener el negocio, desde su esposa Lidia Cortez-Salinas hasta su hija y sus dos hijos.

Cortez empaca una rosca en la panadería La Sureñita. Foto de Alex Medina.

Rosca lujosa y deliciosa

Cortez usa una receta tradicional de rosca – una masa sencilla de levadura con harina, huevos, azúcar y esencia de naranja, a la cual de la forma ovalada que distingue a la rosca. Luego, el pan dulce es decorado de forma lujosa para que parezca una corona, con joyas de cerezas y dulce de guayaba. Después de horneada, cada rosca es empacada y preparada para los fieles clientes de La Sureñita.

Cortez dice que no duerme mucho los días antes del feriado, en vez trabajando incansablemente, anticipando las largas colas para ese pan de la temporadasa tan especial. El día de los Reyes Magos es usualmente el día de más ventas de La Sureñita, cuando los clientes salen a comprar su deliciosa rosca de reyes.

“Cuando todavía vivía en Guerrero, siempre me encantaba hacer las roscas”, dice Cortez. “Nos da alegría a mi y a mi familia poder darle a la gente de Boyle Heights una muestra de nuestra hermosa tierra”.

Panadería La Sureñita

2950 East 4th Street
(323) 847-8988

Alex Medina

Alex Medina is a graduate of Francisco Bravo Medical Magnet High School and 2018 alumnus of the Boyle Heights Beat. He is a recent graduate of Hamilton College in Central New York where he majored in Hispanic...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.