Esta página también disponible en: English

pic 3

Foto de Alonso Yáñez /La Opinión.

El costo por albergar un inmigrante fluctúa actualmente entre $122 y $164 diarios, de acuerdo a ICE.

Entre algunas de las alternativas que activistas de los derechos humanos y derechos de los inmigrantes proponen a la red de detención están los localizadores electrónicos, visitas en persona o visitas en casa. Estas opciones a la detención masiva costarían mucho menos que la práctica actual, oscilando entre los 70 centavos y los $17 diarios, de acuerdo a un reporte del Center for Victims of Torture.  

El cambio a tener menos gente detenida también disminuiría el impacto en las familias, incluyendo familias con hijos que son ciudadanos estadounidenses, dijo Hiro Yoshikawa, profesor de globalización y educación en la Universidad de Nueva York Steinhardt y autor del libro “Inmigrantes criando ciudadanos: Padres indocumentados y sus hijos”.

“Diría que el impacto económico es inmediato”, dijo Yoshikawa. “Cuando un padre es detenido o deportado, el hogar pierde sus ingresos y eso puede significar todos los ingresos o una proporción enorme, así que eso crea inmediatamente dificultades económicas. Además, también crea estrés y trauma psicológico inmediato, lo que puede afectar a todos los adultos y menores en la familia”.

Desde agosto de 2009, ICE inició una reforma a su sistema de detención de inmigrantes, intentando mejorar las condiciones y los servicios de cuidado médico y mental. Dos de los más importantes pasos para mejorar el sistema de detención fueron mejorar los servicios de traducción y comunicación para detenidos con bajo nivel de inglés y las evaluaciones médicas y de salud mental que los detenidos reciben a las 12 horas de ser admitidos.

Según dijo Virgina Kice, directora de comunicaciones de la región oeste de ICE, estas reformas intentan solucionar la gran mayoría de quejas acerca de la red de detención. Algunos otros logros de las reformas, por ejemplo, han sido simplificar el proceso para que detenidos reciban tratamientos médicos autorizados o desarrollar un sistema de clasificación para apoyar a detenidos con necesidades médicas y mentales particulares.

Roberto Naranjo, director auxiliar de campo de ICE, indicó que habían dos doctores, dos psiquiatras y dos psicólogos trabajando en el centro ocho horas al día, cinco días a la semana. En caso de emergencia, todos los centros para inmigrantes tienen acuerdos con hospitales cercanos.

Fialho apuntó que los cambios en los lineamientos de detención de inmigrantes tendrían un impacto mayor si los centros de detención ofrecieran cuidado preventivo y otros servicios médicos, y no solo para “condiciones serias”, como es requerido actualmente.

“Si les dieran un cuidado médico básico”, dijo Fialho, “proveyéndoles revisiones rutinarias, mejor cuidado mental, entonces no veríamos las muertes que hemos visto, no veríamos los suicidios que hemos visto, no veríamos las emergencias que hemos visto, que en realidad cuestan mucho más dinero que ofrecer un nivel básico de cuidado médico en primer lugar”.

Vea la parte final de nuestro reportaje:

Videoreportajes: Annabelle Sedano

Una serie especial a cargo del Reporting on Health Collaborative

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.