Esta página también disponible en: English

POR LIBBY DENKMANN/LAist

Publicado originalmente el 27 de mayo de 2020

Un exayudante principal del miembro del concejo municipal de Los Ángeles José Huízar ha llegado a un acuerdo para declararse culpable de un cargo de conspiración de crimen organizado (racketeering), en vista de que el FBI dice que él tuvo un papel importante en una “organización criminal” en el ayuntamiento. 

George Esparza, que trabajó para Huízar hasta finales de 2017, es ahora jefe de personal de la asambleísta de California Wendy Carrillo, cuyo distrito representa partes del noreste de Los Ángeles y East L.A.

La procuraduría de los EEUU dice que Esparza, junto a un concejal no identificado por su nombre, hizo docenas de viajes a Las Vegas y Australia –y aceptó más de $200,000 en fichas de casino– pagados por un multimillonario chino cuya compañía de bienes raíces construía proyectos en Los Ángeles. La compañía además planeaba añadirle un elemento significativo al horizonte  urbano de L.A.: un nuevo rascacielos de 77 pisos, el más alto al oeste del Mississippi.

Los investigadores dicen que Esparza además facilitó la entrega de regalos en efectivo de ese magnate de bienes raíces y otros –incluyendo $600,000 para llegar a un acuerdo en una demanda de acoso sexual en 2013 en contra del concejal no nombrado.

El esquema más amplio involucró a oficiales citadinos, desarrolladores de bienes raíces y sus asociados, que conspiraron para dar sobornos en efectivo y regalos a cambio de recibir ventajas en sus proyectos de desarrollo de bienes raíces. La ayuda del no nombrado “Concejal A” incluyó votos en comités, presión política y negociación con sindicatos, dijo la procuraduría de los EEUU. De la operación criminal, tildada en inglés “CD-A Enterprise” en los documentos de tribunal, se alega además lavado de dinero para ocultar los negocios sucios.

PESQUISA DE VARIOS AÑOS 

La pesquisa de varios años del FBI se ha centrado en la actividad en el comité del concejo municipal de Planificación y Administración del Uso de Terrenos (o PLUM, por sus siglas en inglés), un cuerpo poderoso con el que los desarrolladores deben lidiar para conseguir que sus proyectos sean construidos en Los Ángeles. En los documentos acusatorios, la agencia federal también dice que el Concejal A luchó para dirigir fondos obtenidos ilegalmente a la campaña política de un miembro de su familia que se había postulado para sucederlo en su puesto.

José Huízar y Richelle Huízar en foto de Twitter.

Huízar estuvo a cargo del comité PLUM hasta que se le retiraron todos los puestos en comité en 2018. Su esposa, Richelle Huízar, canceló su campaña para representar al distrito concejal 14 luego de que el FBI hiciera una redada en el hogar y las oficinas de Huízar en noviembre de 2018.  En 2014, una exempleada de la oficina de Huízar llegó a un acuerdo no divulgado para poner fin a su demanda por acoso sexual y represalia.

No se han presentado cargos criminales en contra de José Huízar.

En lo que va de este año, tres hombres han llegado a acuerdos de culpabilidad en por lo menos un cargo criminal cada uno, en conexión con una pesquisa de ancho rango del FBI, en torno a la corrupción en el ayuntamiento angelino. Los documentos divulgados el miércoles con el acuerdo de culpabilidad de Esparza indican que los tres hombres estaban conectados de alguna manera con la operación criminal “CD-A Enterprise”.

Ellos son:

  • El exconcejal Mitch Englander, quien mintió acerca de haber aceptado efectivo y unas extravagantes vacaciones en Las Vegas, entre otros regalos, de un hombre de negocios
  • Un recaudador de fondos de Mar Vista y tasador de bienes raíces, de nombre Justin Jangwoo, quien ayudó a coordinar un soborno de $500,000 a un concejal no nombrado
  • George Chiang, un desarrollador de bienes raíces de Granada Hills, que ayudó a sobornar a oficiales públicos para aplanar el camino para el desarrollo de proyectos

“El pliego acusatorio que llegó hoy me enferma”, dijo el alcalde de L.A. Eric Garcetti en una conferencia de prensa en la tarde del miércoles. “El servicio público es un honor, y cualquier persona que toma el servicio público y lo usa para enriquecerse ensucia este lugar, la casa del pueblo”.

“Si usted hizo algo incorrecto, prepárese para pagar el precio”, añadió Garcetti.

A principios de mes, la presidenta del concejo municipal de L.A. Nury Martínez envió una carta a Huízar pidiéndole que no asista a más reuniones hasta que haya “claridad legal” sobre su involucramiento en el alegado esquema de sobornos. Desde entonces, una cantidad de líderes citadinos, incluyendo colegas concejales, le han pedido la renuncia.

Como parte del acuerdo, Esparza acordó cooperar con la pesquisa que continúa.

Este reporte ha sido traducido por Boyle Heights Beat y publicado con permiso de Southern California Public Radio. © 2020 Southern California Public Radio. Todos los derechos reservados.


NUESTRA MISIÓN DE MANTENER INFORMADA A LA COMUNIDAD DEL ESTE ES AÚN MÁS VITAL DURANTE ESTA EMERGENCIA. SU DONACIÓN NOS AYUDARÍA A CONTINUAR ESA MISIÓN.





Pulse arriba para hacer una donación por tarjeta de crédito/débito o PayPal, o aquí para enviar una donación por cheque.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.