After being closed for 22 years, the historic Linda Vista Hospital will be converted into housing for seniors. Photo by Jonathan Olivares
After being closed for 22 years, the historic Linda Vista Hospital will be converted into housing for seniors. Photo by Jonathan Olivares

Read this story in english

Después de 22 años de abandono, el viejo Linda Vista Hospital pronto comenzará una nueva vida, lo que mejorará la situación de varios ancianos que tienen dificultades para encontrar viviendas decentes y asequibles en Los Angeles. El histórico edificio cerca del Parque Hollenbeck se convertirá en viviendas asequibles para adultos mayores de 55 años.

El Linda Vista Hospital se inauguró en 1904 bajo el nombre de Santa Fe Railroad Hospital, pero fue clausurado en 1991. Desde entonces, el principal uso de este edificio abandonado fue como lugar para filmar películas de Hollywood.

Durante años hubo posibles compradores interesados en convertir el hospital en apartamentos de altos tipo “lofts”, pero el mercado inmobiliario hizo estancar los planes de los inversionistas. Después de seis años de estudiar y considerar el edificio, AMCAL Multi-Housing Inc. lo compró por 43 millones de dólares, afirmó Kecia Boulware, encargada de proyectos de AMCAL.

Los apartamentos para ancianos, que inglés se llamarán “Linda Vista Senior Apartments”, contarán con 120 apartamentos de una y dos habitaciones. Además ofrecerán a los residentes diversas actividades como capacitación laboral, programas para adquirir conocimientos financieros, actividades sociales y clases de salud y bienestar. El proyecto se construirá en dos etapas. En la primera etapa, que está programada para finalizar esta primavera, habrá 23 unidades para adultos de 62 o más años. La segunda etapa ofrecerá 97 unidades para adultos mayores de 55 años y se espera que esté lista para el año 2015.

Si bien este nuevo desarrollo urbano ofrece más oportunidades de viviendas asequibles, los ancianos de Boyle Heights no tendrán prioridad. Sin embargo, los residentes de Boyle Heights tienen una buena probabilidad de obtener un apartamento si presentan su solicitud en forma temprana y cumplen con las reglas pertinentes a la edad y los ingresos.

Muchos ancianos de Boyle Heights han sido miembros de esta comunidad durante la mayor parte de su vida, pero debido a que se jubilaron o que perdieron a un ser querido que les ayudaba a pagar las cuentas, ya no tienen los medios para continuar en sus hogares.

A medida que la población anciana aumenta en Los Angeles, también crece la demanda de viviendas asequibles y servicios para ancianos, señala Susana González, encargada de cuidados de International Institute of Los Angeles (IILA), una organización sin fines de lucro que ofrece servicios de educación, salud y transporte para inmigrantes y ancianos.

 

Muy pocos recursos

Los recientes recortes en el presupuesto han reducido muchos servicios ofrecidos a los ancianos en Los Angeles, explica González, que ayuda a ancianos que no pueden dejar sus hogares y es testigo de las dificultades a las que se enfrentan.

“Los recursos ya eran limitados. Ahora con estos recortes, algunos servicios ya no existen. Ya no tenemos actividades ni cuidados durante el día”, dice González. “Los ancianos se deprimen y están solos. Antes teníamos 13 centros de nutrición. Hoy sólo tenemos 9 centros donde los ancianos pueden obtener una comida nutritiva y equilibrada una vez al día”.

En este momento de recortes en los servicios a los ancianos, también se observa un aumento la cantidad de hijos adultos que cuidan de sus padres ancianos.

Cuando Martha Díaz, de 60 años, se jubiló hace seis años, pensó que tendría más tiempo disponible. Pero cuando diagnosticaron a madre de 86 años con Alzheimer, Díaz debió cuidar de ella a tiempo completo. Eso la hizo tomar conciencia de la falta de recursos para los ancianos de Boyle Heights. Esto la motivó a ofrecer su tiempo y trabajar como voluntaria para ayudar a defender los derechos de los ancianos en Los Angeles.

“La necesidad es enorme. Uno de los problemas que he visto es que muchos ancianos están solos”, dice Díaz. “Ya de por sí no hay suficientes viviendas para las familias”, y agrega que es incluso más difícil conseguir un lugar donde vivir para los ancianos.

Boyle Heights tiene varias residencias para ancianos, incluyendo Hollenbeck Palms, que abrió en 1890. Pero el alquiler puede resultar demasiado caro para muchos ancianos de Boyle Heights.

 

Requisitos para vivir en Linda Vista

El proyecto de Linda Vista Senior Apartments está diseñado para que les resulte asequible a ancianos que ganan entre el 30% y el 60% del ingreso medio del Condado Los Angeles, que es de 50,000 dólares al año, señala Boulware, encargada de proyectos.   Para alguien que gana unos 29,000 dólares al año, su alquiler mensual será de 725 dólares aproximadamente, dice Boulware.

“Los alquileres propuestos para los apartamentos Linda Vista son al menos 25% más bajos que los alquileres promedio de los apartamentos en la zona”, dice Boulware, “por lo tanto, estas unidades se ocuparán rápidamente”.

De todas formas, es posible que muchos ancianos de Boyle Heights no cumplan con los requisitos para obtener un apartamento en Linda Vista si sus ingresos son demasiado bajos. (El ingreso medio de Boyle Heights es de 31,500 dólares anuales, siendo bastante más bajo que el promedio del condado.) Aquellos ancianos con ingresos entre 7,850 y 14,700 dólares al año, por ejemplo, les resultará muy caro pagar un alquiler mensual de 725 dólares. Según Boulware, AMCAL no ofrecerá subsidios, pero algunos ancianos de bajos ingresos pueden cumplir con los requisitos si tienen otro tipo de vales o beneficios de vivienda pública.

Este organismo de vivienda trabaja con grupos de la comunidad, como la Corporación de la Comunidad del Este de Los Angeles (ELACC), para garantizar que la comunidad reciba información sobre estos apartamentos nuevos, explica Boulware.

Si bien estas nuevas viviendas representan un paso adelante para los ancianos, muchas personas en Boyle Heights y en otras áreas de Los Angeles continúan enfrentándose a dificultades y tienen una visión pesimista del futuro.

“Me entristece”, dice Díaz. “Soy de la generación de los ‘baby boomers’.  ¿Qué pasará conmigo en el futuro?”

Para obtener más información sobre cómo solicitar admisión a los apartamentos, llame al (323) 244-2226.

 

 

 

Emely Velasquez

Emely Velazquez is a senior at Theodore Roosevelt High School and participates in the JROTC club. She enjoys spending time with friends, reading and watching films. She hopes to attend New York University.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.