Esta página también disponible en: English

Instructores de entrenamiento dirijen a Kenneth Yokoyama, Pauline Beavers, Barbara Counsil y Richard Counsil, desde la izquierda, a través de su clase de ejercicios. (USC Photo/Gus Ruelas)

Instructores de entrenamiento dirijen a Kenneth Yokoyama, Pauline Beavers, Barbara Counsil y Richard Counsil, desde la izquierda,
a través de su clase de ejercicios. (USC Photo/Gus Ruelas)

Dentro de un pequeño estudio de danza de Boyle Heights, un grupo se sienta a descansar bajo la atenta mirada de su instructor de yoga. Lo que algunos perciben como una simple clase de ejercicio se ha convertido en vez en un bastión de esperanza y apoyo para los supervivientes de cáncer de la comunidad.

“La supervivencia comienza con el diagnóstico”, señala Kimiko Yamada, profesora adjunto de fisioterapia de USC, que enseña una clase semanal en el Centro de Bienestar.

“Adelante” es un programa que forma parte de la iniciativa para la comunidad del Centro Integral de Cáncer Norris de USC. Este programa reconoce que el tratamiento de cáncer va más allá del consultorio médico. El enfoque holístico de las clases toma en cuenta las necesidades emocionales y psicosociales de los supervivientes.

“Existía una brecha clara de recursos para los supervivientes de cáncer en nuestros vecindarios”, señala Zul Surani, director de alianzas de la comunidad de Health Sciences Campus bajo el programa Civic Engagement.

“Acudimos a Tower Cancer Research Foundation, que apoyó plenamente esta iniciativa para ofrecer servicios integrales a los supervivientes en los vecindarios ubicados en los alrededores de Health Sciences Campus de USC”, señala.

Pequeños triunfos

Los participantes de la clase pueden traer a un amigo o familiar como apoyo. Elaine “Kitty” Galisky, de alrededor de 80 años y superviviente del cáncer de mama, asiste a todas las clases con su hijo, también superviviente de cáncer.

“Me ayuda a recuperar un poco de movimiento”, dice Galisky, que prefiere caminar a usar la silla de ruedas.

Kimiko Yamada, derecha trabaja con Rosalinda Jojola. (USC Photo/Gus Ruelas)

Kimiko Yamada, derecha trabaja con Rosalinda Jojola. (USC Photo/Gus Ruelas)

Estos pequeños triunfos son resultado de hacer ejercicios como tai chi y estiramiento para mejorar la flexibilidad y aliviar el dolor. Los estudiantes de fisioterapia de Yamada supervisan a los participantes para asegurarse de que cada ejercicio se realice en forma segura y correcta.

Según Yamada, es importante que los supervivientes sepan que hay varias maneras de hacer ejercicio. Cuando los ejercicios se realizan como grupo, los participantes se sienten motivados.

Nhi Dang, una de las estudiantes de fisioterapia de Yamada señala: “Ven a otras personas a su alrededor, ven lo que está haciendo [un ejercicio] y luego dicen: ‘Yo también quiero hacer eso’ ”.

Para Dang, la mejor parte de su experiencia ha sido “ver a los participantes pasar de no creer que pueden hacerlo a poder hacerlo. Es muy gratificante”.

Las clases son sin costo y están abiertas a los supervivientes de cáncer de la comunidad y sus amigos o familiares. Se llevan a cabo todos los viernes de 1 a 2 p.m. en el Wellness Center Dance Studio. Se ofrecen servicios de traducción al español. Para obtener más información o para inscribirse, enviar un mensaje de correo electrónico a Yamada al [email protected] o llamar al (323) 442-7805. También pueden acercarse personas sin cita previa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.