Student Voices President Briana Ramírez (left), along with several community volunteers, breaks ground on one of Roosevelt High School’s two gardens. / Credit: Jonathan Olivares

Briana Ramírez, presidenta de Student Voices junto a varios voluntarios de la comunidad, comienza con los primeros hoyos en uno de los dos huertos de la Preparatoria Roosevelt. / Credit: Jonathan Olivares
Cansados de la misma comida, que con frecuencia es aburrida y poco sana, estudiantes, maestros y personal escolar de la Escuela Preparatoria Roosevelt decidieron establecer una alianza con la comunidad para plantar dos huertos de verduras y frutas en el predio escolar.

El proyecto tiene como objetivo enseñar a los estudiantes sobre la agricultura y la nutrición, así como también ayudarlos a adquirir buenos hábitos alimentarios. Los huertos también pueden ayudar a mejorar el menú escolar y embellecer la escuela.

Los estudiantes afirman que el menú que se ofrece en la Roosevelt no es lo suficientemente sano. A veces la cafetería sirve el mismo pastel cargado de azúcar y grasa durante tres días consecutivos. Las hamburguesas tampoco les resultan muy gustosas a los estudiantes, las bebidas son muy dulces y tienen muchas calorías.

“Aunque sabemos que nuestro pequeño huerto no será suficiente para alimentar a toda la escuela, consideramos que este proyecto es una práctica hacia un futuro mejor y una contribución a la revolución alimentaria”, afirmó Briana Ramírez, presidenta de Student Voices de la Roosevelt.

Ben Gertner, director de la Escuela de Comunicaciones, Medios de Noticias y Tecnología de Roosevelt, y Maura Crossin, directora de la Academia de Ciencias Médicas y de la Salud de Roosevelt, se unieron a los estudiantes interesados en este proyecto para plantar estos huertos.

La Alcaldía de Los Angeles, Los Angeles Land Trust, Enrich L.A., Home Depot, Lowe’s, Gay for Good, y un puñado de donantes privados también dieron su apoyo a los huertos mediante donaciones y trabajo voluntario. La madera que se usó para crear las secciones dentro del huerto costó unos 1,500 dólares y representó el mayor gasto, señaló Gertner. La municipalidad donó el abono y la tierra, y la Escuela Preparatoria Sylmar donó las semillas.

Si bien la preparatoria Roosevelt acaba de comenzar con sus huertos, la planificación comenzó a nivel estatal en el año 2007 con la campaña “Garden in Every School” (Un huerto en cada escuela) de Jack O’Connell, ex superintendente de instrucción pública de California. O’Connell propuso plantar un huerto en cada escuela para enseñarles a los estudiantes buenos hábitos alimentarios y ayudarlos a mejorar su desempeño académico.

Sin embargo, hace poco tiempo que se empezó a estudiar el impacto que estos huertos tienen en los jóvenes. Un breve estudio de tres meses de duración llevado a cabo recientemente examinó a 34 estudiantes latinos de bajo ingresos que participaron en el programa L.A. Sprouts/Milagro Allegro Community Garden en Los Angeles. Investigadores determinaron que los estudiantes que participaron en el programa redujeron el índice de masa corporal (IMC) y también la presión arterial, lo que afectó positivamente su salud en comparación con el grupo de control.

Jacqueline Castro, estudiante del 12 º grado de la Academia de Ciencias Médicas y de la Salud de la Preparatoria Roosevelt riega el huerto escolar. / Credit: Diana Ochoa
CON LAS MANOS EN LA TIERRA
El proyecto de la Roosevelt se lanzó el 22 de mayo, Día de Servicio de Harvey Milk, y con las manos en la tierra, los estudiantes plantaron las semillas. Este día festivo que se celebra en todo el estado rinde homenaje a Milk, supervisor del condado en San Francisco, que fue asesinado a tiros el 27 de noviembre de 1978.
Mediante reuniones con los directores escolares, los estudiantes ayudaron a decidir que plantarían. Soñaban con tener un huerto con una rica variedad de frutas y verduras orgánicas. Mientras esperan que maduren las fresas, las sandías, los tomates y los pimientos, los estudiantes se reparten en grupos de 3 a 6 estudiantes para hacer turnos cada dos días para cuidar del huerto.

Ambas escuelas Roosevelt tienen planes similares para los huertos. La Escuela de Comunicaciones, Medios de Noticias y Tecnología piensa enseñar a los estudiantes a plantar sus propias frutas y verduras y a usarlos para crear un buffet de ensaladas. La Academia de Ciencias Médicas y de la Salud piensa incorporar el huerto como parte de su plan de estudios.

A pesar de todo el trabajo voluntario recibido, la falta de fondos hizo que casi se clausurar el huerto. Uno de los principales donantes se retiró, pero Eliza Shaffy y Omar Denis Bongo Ondimba rescataron el proyecto. Ambos se convirtieron en donantes de último momento como forma de apoyar a la comunidad de homosexuales y lesbianas y rendir homenaje a Harvey Milk.

INCIERTOS LOS FONDOS
Los costos no se incluyeron en el presupuesto escolar de este año, lo que en el futuro puede conllevar a la falta de fondos para los huertos.

“Dependemos del trabajo voluntario de los estudiantes para cuidar del huerto”, señaló Gertner. “Cuando necesitemos almácigos nuevos, espero que puedan germinar sus propias semillas”, explicó.

Irene Pena, directora ejecutiva de Proyecto Jardín, ubicado cerca del hospital White Memorial, hizo mención otros obstáculos que podría enfrentar el huerto de la Roosevelt. Pena forma parte de Proyecto Jardín desde sus comienzos en el año 2000.

Pena y sus colegas descubrieron que para crear un huerto comunitario se necesita establecer un plan de trabajo, tener conocimientos sobre cómo cuidar de un huerto y contar con los fondos necesarios.

Ramírez, estudiante líder y cofundador del huerto de la Roosevelt, se mostró optimista y piensa que podrán superar los obstáculos que surjan. Cree que el proyecto de este huerto hará crecer la participación de la comunidad, una vez que los vecinos vean cómo los jóvenes se han unido para hacer una diferencia.
Piensa comenzar un fondo para cubrir los materiales necesarios. Espera que las personas continúen interesadas en ofrecerse como voluntarias.

“Como este huerto está en el predio de la escuela”, dijo, “siempre habrá más personas y clubes que nos visiten y estén dispuestos a ayudar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.