Esta página también disponible en: English

Residentes del sector este llevaron a cabo una protesta durante una ceremonia de corte de listón en la cual participó el gobernador de California Jerry Brown el miércoles, acusando al primer mandatario estatal de ignorar la crisis ambiental causada por la antigua planta Exide de reciclaje de baterías en Vernon.

California Governor Jerry Brown joins Hashem Minaiy, Managing General Partner & CEO for The Bicycle Hotel & Casino (PRNewsFoto/The Bicycle Hotel & Casino)

El gobernador Brown en la ceremonia del Bycicle Hotel. PRNewswire

Brown habló en la ceremonia de apertura de un nuevo hotel de siete pisos anexo at Casino Bicycle de Bell Gardens, pero tuvo poco contacto con los manifestantes frente a la entrada del nuevo hotel, sobre la transitada avenida Eastern.

Mientras él se dirigía a oficiales, invitados y reporteros en la entrada del hotel, un pequeño grupo de manifestantes repetía el estribillo en inglés “Gobernador, no pierda el tiempo: limpieza tóxica ya” y cargaba carteles con las frases “Estado de emergencia Exide” y “10,000 hogares contaminados”.

Algunos de los participantes cargaban una marioneta con la figura del gobernador.

“Estamos aquí porque el Gobernador Brown está aquí para reconocer la expansión de un casino en nuestras comunidades, pero todavía no ha reconocido el mayor desastre sanitario de California, que es la contaminación de 10,000 residencias y el envenenamiento de más de 100,000 personas”, dijo Mark López, director ejecutivo de Eastside Yard Communities for Environmental Justice (EYCEJ), uno de los grupo que organizó la protesta. “Él puede venir aquí y tratar de colectar ese papel, esas donaciones, pero no puede venir y limpiar ese plomo, no puede venir a proteger nuestros hogares. No lo vamos a permitir”.

Protesters at a rally in front of the Bicycle Hotel and Casino where Governor Jerry Brown spoke. They claim the governor is ignoring an enviromental crisis created by the closed Exide plant in Vernon. Photos by Antonio Mejías-Rentas

Manifestantes el miércoles.

Los activistas comunitarios dicen que el estado se ha tardado demasiado en realizar pruebas y limpiar la contaminación de plomo en las propiedades que rodean la planta Exide, cerrada por el estado en 2013. Las autoridades han dicho que el arsénico y otras emisiones tóxicas de la planta incrementaron el riesgo de contraer cáncer de unos 100,000 residentes de las comunidades circundantes.

En marzo, Exide anunció que cerraría permanentemente.

Segunda fase de limpieza

Este mes, el Departamento de Control de Substancias Tóxias (DTSC) –la agencia estatal encargada de la limpieza– comenzó a notificar a miles de dueños de propiedad en un área expandida alrededor de la planta cerrada que sus patios pueden estar contaminados con plomo. El DTSC dijo en agosto que el área contaminada alcanzaba un radio de 1.7 millas alrededor de la planta y que potencialmente incluía a unos 10,000 hogares en Boyle Heights, el Este de Los Ángeles, Maywood y Commerce.

KPCC reportó esta semana que el DTSC envió unas 2,800 cartas y formularios de permiso en inglés y español a dueños de propiedades en el área expandida y que la agencia está preparándose para remover el plomo de los terrenos en las casas donde se halló el más alto nivel del plomo.

Esto marca el inicio de la segunda fase de la limpieza que realiza el estado. Antes este año el DTSC limpió unos 200 hogares más cercanos a la planta en Maywood y Boyle Heights.

Quejas comunitarias

En la protesta del miércoles, no obstante, algunos de esos activistas comunitarios dijeron que el DTSC no responde a sus quejas sobre cómo se está llevando a cabo la limpieza y cómo están siendo notificados los residentes y dueños de propiedad.

“No nos están escuchando. Nunca tienen respuestas para nosotros”, dijo Terry Márquez, una residente de Boyle Heights y miembro del Grupo Comunitario de Consejería de Exide, que se reúne cada mes con oficiales del DTSC. “Nos quejamos de que las casas no están siendo limpiadas de forma apropiada. No hay carteles. No le avisan a la gente”.

Exide ha prometido pagar $26 millones para la limpieza residencial, de los cuales casi $9 millones ya han sido gastados. En agosto, la legislatura prometió $7 millones adicionales pero López –el activista de EYCEJ, que también es parte del grupo comunitario de Exide– dijo que la limpieza podría costar hasta $500 millones.

“Queremos que esos 7 millones de dólares sean utilizados inmediatamente, pero necesitamos fondos adicionales”, dijo López, que caminaba mientras cargaba la marioneta de Brown. “Queremos asegurarnos de que esto suceda ahora, no dentro de 10 años”.

Brown sin comentario

El mes pasado, Brown firmó una serie de medidas legislativas dirigidas a incrementar el poder de DTSC. Las medidas “establecerán penalidades más fuertes para violadores reincidentes de las leyes sobre desperdicios tóxicos y ayudará al DTSC a recuperar los costos de limpieza”, dijo la oficina del gobernador en una declaración entonces.

El miércoles, una llamada a la oficina del gobernador fue referida al DTSC, cuya oficina de prensa envió una declaración escrita a BHB que dice en parte que “proteger la salud de la comunidad cercana a las instalaciones de Exide es una de las más altas prioridades de la administración [de Brown]”.

La declaración informa que la agencia usará los $7 millones para limpiar “más de 40 propiedades y realizar pruebas en por lo menos 1,000 propiedades en lo que resta del año fiscal”. Añadió que “el muestreo nos informará sobre cuánta limpieza y cuántos fondos serán necesarios”.

“Tomaremos cada paso necesario para hacer que Exide pague por el trabajo que realizamos y cualquier trabajo futuro para limpiar la contaminación, y mantendremos al gobernador y a la Legislatura informados sobre los resultados y nuestro progreso”, concluyó la declaración.

Foto superior: manifestantes cargan una marioneta del gobernador Brown durante la protesta del miércoles en el Hotel y Casino Bicycle de Bell Gardens. Foto de Antonio Mejías-Rentas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.