Esta página también disponible en: English

El sonido de las risas infantiles emana por las puertas abiertas del salón comunitario de la alcaldía de Boyle Heights. Algunas niñas están sentadas en el regazo de sus padres mientras que otras eligieron mesas donde pueden probar diferentes peinados. En otras mesas del salón, organizadas con diferentes actividades, una mujer aplica una mezcla de sal y aceite a los rostros de los padres y sus hijas.

En una mesa, un padre pone a prueba su paciencia mientras su hija se dedica a pintarle las uñas. Y en otro lugar del salón, los padres toman banditas elásticas de una bolsa para sujetar el pelo de sus hijas pequeñas en colas de caballo o trenzas.  

El Proyecto D.A.D. es la organización responsable de este evento, llamado Dad Spa Day (Día de spa con papá). Proyecto D.A.D. es una organización sin fines de lucro que ofrece a los padres diversas oportunidades para conectar con sus hijos a través de talleres, sesiones de capacitación y eventos que se realizan todos los meses. Si bien el objetivo principal del evento es fortalecer el vínculo entre padres e hijos mientras realizan diferentes actividades asociadas con un spa, otras incorporan elementos de las ciencias, tecnología, arte y matemáticas.

Luis Trujillo, de 33 años y padre de dos hijos, ha participado en varios eventos del Proyecto D.A.D. y considera que el programa es “inspirador”. En los casos en que la madre y el padre participan de la crianza, a veces el hombre asume una postura más pasiva en lo referente a los hijos, afirma Trujillo. El taller ayuda a los padres a conectarse con sus hijas.

“Lo que ese programa logra es generar conciencia sobre el impacto que tenemos sobre nuestras hijas”, dice Trujillo. “Aprendemos cosas en los talleres, pero también tenemos la oportunidad de reforzar el vínculo con nuestros hijas”.

Daniel Polanco, de 32 años y uno de los dos directores ejecutivos, comenzó hace tres años este programa sin fines de lucro junto a Donald P. Williams III, luego de facilitar otros programas para promover la participación de los padres, como Head Start y Early Head Start. También trabajó con otras organizaciones durante casi ocho años.  

Este programa tiene un significado especial para Polanco tanto por su propia infancia como por su experiencia como padre soltero. “Ahora estoy criando a mi hija solo”, señala, “y la única manera en que puedo hacerlo es teniendo un papel activo, porque eso fue lo que hizo mi madre conmigo”.

Polanco se dio cuenta de que no existían muchos recursos o grupos para hombres que estuvieran criando a sus hijos y se motivó a hacer algo al respecto. “Quise tener esa figura paterna durante mi infancia y no la tuve, pero ahora con mi hija tengo la oportunidad de cambiarlo, por eso decidí tomar este camino”, señala Polanco.

El Proyecto D.A.D. organiza la mayoría de sus eventos en vecindarios de bajos ingresos, como Boyle Heights y East Compton. El programa hace énfasis principalmente en la educación preescolar, aunque también ayuda a otros grupos a través de sesiones de capacitación y otras actividades. En el pasado, el Proyecto D.A.D. organizó reuniones en la Escuela Primaria Malabar Street. Otros programas ofrecidos fueron Music and Literacy (Música y lectoescritura) y Superhero Literacy Night(Noche de lectoescritura para superhéroes) para animar a los padres a leer a sus hijos y ayudarlos así a mejorar la comprensión de textos.

Los estudios de investigación apoyan la idea de que las figuras paternas y los ejemplos masculinos juegan un papel importante en el desarrollo infantil. Un estudio de la Universidad de Michigan realizado en 2016 indica que los padres juegan un papel importante en el desarrollo lingüístico y cognitivo durante los primeros años de vida de sus hijos. Asimismo, señala que el estrés asociado con la crianza que experimentan los padres puede tener efectos perjudiciales.

“Creo que los grupos de apoyo para padres ofrecen beneficios y es importante que haya personas con experiencias en común, aunque cada padre sea único”, afirma Remberto Núñez, director regional de la clínica Alma Family Services.

Tradicionalmente, la tarea principal del padre era ser el sostén económico de la familia, y en las comunidades de bajos ingresos existen desafíos adicionales, afirma Núñez. “A menudo los padres deben tener uno o dos trabajos. Por lo tanto, pasan la mayor parte del tiempo en sus trabajos, no en casa con sus hijos”, señala. Los programas, como el Proyecto D.A.D., les da a los padres o figuras masculinas de la familia la oportunidad de contar con un lugar organizado donde socializar y compartir a la vez tiempo con sus hijos, agrega.

Además del Proyecto D.A.D., Trujillo ha participado en otros eventos organizados durante partidos de los Dodgers y los Clippers.Trujillo no tuvo una figura paterna durante su infancia, pero cree que es importante jugar un papel activo en la vida de sus hijos, aunque solo sea ayudarlos con las tareas domiciliarias o jugar con ellos. “El Proyecto D.A.D. le ha dado voz a un grupo de personas que en su gran mayoría no tenían voz propia”, afirma Trujillo.

El programa trabaja con voluntarios y depende del apoyo de la comunidad para organizar sus eventos. Algunos de sus patrocinadores en eventos anteriores fueron UPS, SoCal Helpful Honda Dealers, FORCEI2, PBS Kids, USC, First 5 LA, entre otros.

En su opinión, Polanco considera que para poder cambiar el futuro, hay que comenzar con los padres, en vez de los niños. “Hay una cita de Frederick Douglass que dice: ‘Es más fácil crear niños fuertes que reparar hombres rotos’”, señala Polanco.  “Pero en nuestro caso, tenemos que reparar a estos hombres rotos, pero si no hay hombres en la vida de los niños, solo vamos a recrear estos círculos viciosos”.

Para obtener más información

Sitio web: https://dadproject.org/

Correo electrónico: i[email protected]

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.