Esta página también disponible en: English

Una organización activista de Boyle Heights está exigiendo que se despida al oficial de la policía de Los Ángeles asignado a la división Hollenbeck, involucrado en una golpiza violenta grabada en video la semana pasada e identificado como el mismo oficial que le disparó y mató a un jornalero guatemalteco en el distrito de Westlake en 2010. 

El miércoles, el diario Los Ángeles Times informó que dos fuentes policíacas anónimas identificaron al oficial de Hollenbeck visto en el video como Frank Hernández, un veterano con 23 años en el departamento que ha estado envuelto en por lo menos tres tiroteos anteriores.

“Exigimos que el jefe de LAPD Michel Moore despida al oficial Frank Hernández”, lee la petición de firmas circulada el miércoles por Centro CSO: Community Service Organization. “Su récord de carrera solamente demuestra que es una amenaza para la sociedad y en particular, una amenaza para Boyle Heights”.

En septiembre de 2010, Hernández le disparó y mató al jornalero guatemalteco Manuel Jamines en un caso que provocó una serie de protestas en el distrito de Westlake, al oriente del centro de Los Ángeles. Según reportes, Jamines estaba bajo los efectos del alcohol y amenazaba a dos mujeres con una navaja; Hernández y otros oficiales ordenaron a Jamines en inglés y en español que dejara el arma, pero los oficiales alegaron que el hombre se movió en forma amenazadora hacia ellos con la navaja en mano y Hernández le disparó dos veces.

El incidente de Westlake provocó días de protestas y disturbios en la comunidad principalmente inmigrante. Varios grupos proinmigrantes y los familiares de Jamines dijeron que el tiroteo fue injustificado y que la víctima no entendió las órdenes de la policía, porque solo hablaba una lengua indígena de Guatemala.

En reportes noticiosos de esa época, residentes del área llamaron a Hernández un “bully” (persona ruda y amenazante) que confrontaba y acosaba a los vendedores ambulantes. Pero Hernández y los demás oficiales fueron llamados “héroes” por el entonces alcalde Antonio Villaraigosa y el exjefe de la policía Charlie Beck y la Comisión Policíaca de la ciudad exoneraron al policía, catalogando el tiroteo como de acuerdo con la política interna del departamento.

DOS TIROTEOS ANTERIORES

En 2008, Hernández le disparó e hirió a un hombre de 18 años a quién confundió con un sospechoso en el vecindario de Angelino Heights. La policía inicialmente dijo que Joseph Wolf llevaba un arma y apuntó con ella a los oficiales que lo perseguían; la policía después dijo que encontraron dos pistolas plásticas de juguete dentro de la casa del hombre, pero en ninguna de las dos se halló el ADN del hombre.

En su momento, la Comisión Policíaca encontró el tiroteo “dentro de política” pero dijo que las tácticas de Hernández requerían un “desapruebo administrativo”. En marzo de 2010, Wolf presentó una demanda civil en contra de Hernández, acusándolo de usar fuerza mortal inapropiadamente. 

Un tercer incidente en el cual Hernández estuvo involucrado ocurrió en 1999 en el sur de LA, cuando le disparó a una sospechosa que le apuntó con el arma. La mujer sobrevivió el tiroteo y la policía dijo que encontró un arma cargada en la escena.

En el video que circuló en redes sociales esta semana, a uno de los dos oficiales que respondieron a una llamada por un caso de entrada sin autorización (trespassing) se le ve propinándole por lo menos 12 golpes de puño cerrado a un sujeto desarmado no identificado. El oficial masculino le grita obscenidades al sujeto y, tras aprehenderlo con la ayuda de dos otros oficiales que llegaron a la escena, le grita a los testigos que abandonen la escena. 

El policía hombre que le da los golpes al sujeto tiene características similares a Hernández, que según el LAPD tiene 49 años y se unió al departamento en abril de 1997.

Además de citar a las dos fuentes policiales anónimas, el Los Angeles Times dice que cuando hablaron con la persona que grabó el video, los oficiales se refirieron al oficial en el video por el apellido Hernández. La persona que grabó el video le pidió al Pulso de Boyle Heights que no revelara su identidad.

Carlos Montes, un organizador con Centro CSO, le dijo al Times el miércoles que saber que el hombre visto en el video es Hernández agravaba lo que sentía sobre el incidente violento.

Montes, que ha ayudado a organizar protestas en un número de casos de tiroteos por policías en Boyle Heights y el Este de Los Ángeles, le dijo al periódico que él estuvo en las protestas de Westlake por el tiroteo de Jamines hace 10 años.

“Siempre nos frustramos porque cuando hay un oficial problemático, lo único que hacen es transferirlo”, dijo Montes. “Y ahora lo transfirieron a Boyle Heights”.

NO HAY IDENTIFICACIÓN OFICIAL

El capitán Rick Stabile de LAPD, comandante en jefe de la división Hollenbeck que acudió a la escena del incidente el 27 de abril, dijo el miércoles que no podía confirmar o negar la identidad del oficial, a quien se le envió a trabajar de la casa.

Stabile señaló la rápida acción tomada por el departamento, que confirmó el martes que había revisado el video y estaba revisando el video de la cámara corporal y anunció que el oficial no nombrado estaba siendo investigado por la división de investigación de fuerza del departamento (Force Investigation Division).

Pero algunos activistas se han quejado de que el LAPD solo divulgó esa declaración luego de que el video comenzara a circular el martes, una semana después del incidente del 27 de abril.

En una declaración emitida el martes, el jefe de LAPD Michel Moore no mencionó el caso de Boyle Heights específicamente, pero dijo que “mi intención es… hacer que los individuos respondan por comportamiento que es inconsistente con los altos estándares [del LAPD]”.

La policía dijo que el hombre que fue aprehendido en el video se rehusó a recibir atención médica y fue puesto en libertad mientras la investigación corre su curso, pero no estaba claro si se le presentaron cargos. LA TACO reportó que un residente de Boyle Heights reconoció al sospechoso en el video como un hombre que vive bajo una carpa cerca de la iglesia de la Calle Houston donde recibió la golpiza. Un hombre citado por esa fuente noticiosa dijo que el individuo, que no le regresa los golpes al oficial en el video, es un hombre “humilde” y “pacífico”.

En un editorial publicado el jueves, la junta editorial del Times pide que el LAPD “sea transparente y actúe rápidamente” al divulgar los detalles y el resultado de la investigación.


NUESTRA MISIÓN DE MANTENER INFORMADA A LA COMUNIDAD DEL ESTE ES AÚN MÁS VITAL DURANTE ESTA EMERGENCIA. SU DONACIÓN NOS AYUDARÍA A CONTINUAR ESA MISIÓN.





Pulse arriba para hacer una donación por tarjeta de crédito/débito o PayPal, o aquí para enviar una donación por cheque.


Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.