Screenshot of CNN's AC 360.
Imagen de CNN’s AC 360.
Imagen de CNN’s AC 360.
Imagen de CNN’s AC 360.

Son pocas las veces que los deportes trascienden las noticias y llegan a la portada de los periódicos. Los titulares más destacados se reservan para los políticos, la guerra en el extranjero, los homicidios o incluso los últimos chismes de las estrellas de Hollywood. El resultado final con frecuencia no es lo que importa.

Pero durante el pasado mes aproximadamente, un polémico caso deportivo trascendió las noticias y Boyle Heights, generando una ola de conexiones y descubrimientos vergonzosos.

La locura mediática comenzó el 25 de abril, cuando un sitio en Internet de chismes llamado TMZ publicó una grabación en audio del dueño de Los Angeles Clippers, Donald Sterling, diciéndole a V. Stiviano, su antigua amante, que no debía fotografiarse con personas de raza negra ni debía llevarlas a los partidos de los Clippers.

El audio fue grabado supuestamente por Stiviano, que luego se lo entregó a unos amigos para que lo “guardaran”.

Es en este punto donde aparecen las conexiones con Boyle Heights.

Donald Sterling y Rochelle Sterling (su esposa de la cual está separado) asistieron a la Escuela Preparatoria Roosevelt. Donald se graduó en 1950 y Rochelle tres años más tarde, en 1953. V. Stiviano, de 31 años, conocida previamente como María Vanessa Pérez, se crió en Boyle Heights y también se graduó de la preparatoria Roosevelt en el año 2000.

Ya habrán oído a los vecinos hablar sobre este circo de Sterling-Stiviano, sus vecinos habrán publicado innumerables historias relacionadas con estos eventos en Facebook, por lo tanto, ya no es noticia.

Pero para los que somos de Boyle Heights, se trata de algo más que un chisme del mundo deportivo: es una mala representación de nuestra comunidad.

Cuando escuché la grabación inicial de los comentarios racistas, al comienzo sentí enojo con V. Stiviano y pena por Sterling. Enojo porque se había violado la privacidad. Uno debe poder hablar sobre cualquier tema a cualquier nivel en la comodidad de su propio hogar. Esto es un derecho humano básico.

Pero ha medida que fui conociendo el contenido de las grabaciones y el pasado de Donald Sterling, volví a sentir enojo.

En el año 2003 Sterling fue acusado de ser uno de los “dueños del barrio”. Se entabló una demanda por discriminación en nombre de 19 inquilinos de una sus propiedades en Koreatown. Sterling fue acusado de maltratar y denegar el acceso a unidades a familias hispanas y de raza negra con niños.  ¡Sterling no le habría permitido a mi familia vivir en una de sus propiedades! Sterling pagó más de 5 millones de dólares a los demandantes y cubrió los honorarios de los abogados del caso.

Este es un hombre que creció en nuestro Boyle Heights.

Desde que la grabación se hizo pública, Adam Silver, comisionado de NBA, le impuso a Sterling una multa de 2.5 millones de dólares, le prohibió acceso a la liga y exigió la venta del equipo.

Shelly señaló que está dispuesta a luchar contra la NBA por su parte de los Clippers. Sin embargo, esto quizás no sea lo mejor para el equipo. Shelly tampoco representa a Boyle Heights de manera positiva.

En el año 2003, mientras Donald estaba siendo demandado por discriminación de vivienda, se hizo público un video en el que ella se hacía pasar por inspectora de vivienda para ingresar ilegalmente a un apartamento. En una declaración jurada de 2004, uno de los empleados de las propiedades de Sterling dio testimonio de que Shelly quería desalojar a “ciertos grupos étnicos”. Los incidentes relacionados con temas raciales continuaron durante algunos años, cuando Shelly fue acusada de realizar comentarios racistas contra inquilinos latinos y de raza negra.

Y luego tenemos a V. Stiviano – otra mala representación de Boyle Heights. Con su propia hoja de antecedentes penales, incluyendo hurto menor y manejo DUI, Stiviano está siendo investigada actualmente por un caso de extorsión.

Es una mujer que se cambió su nombre porque sentía que no era aceptada completamente debido a su raza: mexicana y negra. Sería útil tener una educación, trabajar con esfuerzo y no intentar sacar ventaja de los demás. En las grabaciones Stiviano se esfuerza por causar una reacción y le tiende una trampa a Sterling. No estoy defendiendo a ninguna de las partes, lo que señalo es la vergüenza que ambas partes han sido para la opinión pública.

Shelly entabló en marzo una demanda contra Stiviano para quitarle todos los obsequios que Donald le había dado, incluyendo un dúplex de 1.8 millones de dólares, un Ferrari rojo, un Bentley negro y 240.000 dólares en gastos de manutención. La demanda afirma que Stiviano “demuestra una conducta orientada a seducir… engatusar… y/o recibir obsequios y transferencias de riqueza de hombres maduros en buena posición económica”.

Lamentablemente, dudo que hayamos llegado al final de esta historia. Además, esta historia ha tenido muchas repercusiones. Justo la semana pasada se corrieron rumores de que el fondo de becas universitarias de Donald Sterling, que dona 5.000 dólares anuales, cambiaría su nombre.

Y para causar más vergüenza y falta de decoro a esta historia ya polémica, Sterling causó más indignación en una entrevista por televisión transmitida la semana pasada. El hombre de 80 años se cavó su propia tumba con comentarios estúpidos, ignorantes e impertinentes, además de ataques contra Magic Johnson, una de las personas probablemente más queridas de Los Angeles.

Debemos terminar con todo esto. Por favor. Ya es suficientemente malo que Boyle Heights reciba esta imagen negativa en los medios,  ¿y ahora esto?

Dan Gudino nació en Boyle Heights y en la actualidad se dedica a cubrir noticias sobre fútbol a nivel de la escuela secundaria y deportes profesionales en el Sur de California.  

Dan Gudino

Dan Gudino was born in Boyle Heights and currently covers high school football and professional sports in Southern California.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.