Emmanuel Bravo poses with the Bruin statue at UCLA. / Foto cortesia de Emmanuel Bravo

Read this story in english

Cuando Emmanuel Bravo se graduó de la preparatoria Felicitas y Gonzales Mendez Learning Center en Boyle Heights en 2012 tenía clara su meta de ir a la Universidad de California en Los Angeles (UCLA), una de las instituciones de educación superior de más prestigio del país.

Bravo también sabía que era el primer miembro de su familia en ir a la universidad.

“Es un sentimiento muy grato”, expresó el joven de 18 años, hijo de inmigrantes mexicanos, que está a punto de completar su primer año en UCLA. “Te conviertes en un ejemplo a seguir. Yo lo tomo como una bendición”.

Bravo es parte de una generación de jóvenes hispanos que marca un logro académico para los latinos en los Estados Unidos.

Como él, siete de cada 10 estudiantes hispanos que se graduaron de preparatoria en 2012 continuaron sus estudios universitarios. Así lo indicó un análisis de los datos más recientes del Censo divulgado esta semana por el Pew Research Hispanic Center.

El análisis señala que 69% de los latinos graduados de preparatoria en 2012 lograron entrar a una universidad o colegio. Dicha tasa supera por primera vez a la de la población blanca, de 67%.

A la misma vez el análisis encontró que la tasa de deserción escolar entre los latinos se redujo por la mitad, de 28% en 2000 a 14% en 2011.

Pero los estudiantes hispanos todavía están en desventaja en un importante rubro: de los hispanos que alcanzan la educación superior, solo 56% fue a una universidad de cuatro años, como UCLA. Para los estudiantes blancos la tasa es de 72%.

De acuerdo con Pew, un factor que ha contribuido a la tendencia positiva entre los hispanos es que 88% de latinos adultos ””mayores de 16 años”” admiten que la educación universitaria es necesaria para salir adelante en la vida.

El apoyo de sus padres, dijo Bravo ayer en entrevista, ha sido clave para su éxito.

“Ha sido una lucha”, destacó. “No ha sido fácil acostumbrarme a los hábitos de estudio en la universidad”.

“Hay que llegar tan lejos como se pueda”, asentó finalmente el joven, que aspira a obtener una licenciatura en Ciencias Políticas . “Este solo es el comienzo, la maestría es el siguiente paso”.

Este articulo fue publicado originalmente en La Opinion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.