Estudiantes juntos en un taller de justicia restorativa en Felicitas y Gonzalo Mendez High School. Foto de Jonathan Olivares.
Estudiantes juntos en un taller de justicia restaurativa en Felicitas y Gonzalo Mendez High School. Foto de Jonathan Olivares.

Con el nuevo año escolar ya en curso, el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD, por sus siglas en inglés) está ampliando sus iniciativas disciplinarias y adoptando estrategias de cumplimiento de carácter no punitivo.

Esto significa que los estudiantes ya no recibirán multas por infracciones, como en la mayoría de los casos de peleas en el recinto escolar, hurto menor, vandalismo, intrusión o posesión de tabaco o de pequeñas cantidades de marihuana.

En vez, la mayoría de las infracciones quedarán a cargo de la administración escolar o de centros que ofrecen técnicas para la resolución de problemas y apoyo.

En un comunicado de prensa, el superintendente John E. Deasy señaló: “Este es otro de los tantos giros de política que buscan despenalizar la conducta estudiantil, cuando sea posible, para mantener a los jóvenes en la escuela y fuera del sistema de justicia juvenil”.

Las medidas están orientadas a enseñarles a los estudiantes lo que se espera de ellos y ayudar a generar conductas positivas que apoyen el aprendizaje socioemocional y mejoren los índices de asistencia y graduación escolar.

Los agentes de la policía escolar colaborarán con la administración escolar a fin de brindar las medidas de intervención y las resoluciones adecuadas sin arrestos ni multas. En vez, los agentes hablarán con los estudiantes, los remitirán a la administración escolar o les darán una advertencia.

Los cambios se aplican a los estudiantes entre 13 y 17 años de edad, y son parte de una nueva filosofía de justicia restaurativa que está siendo adoptada por el distrito en la Carta de Derechos sobre el Ambiente Escolar.

El año pasado, la Escuela Preparatoria Roosevelt fue una de las tres escuelas que comenzó a llevar a cabo estas prácticas. Dichas prácticas incluyen la participación de los docentes, las familias y los compañeros, y están diseñadas para ayudar a los estudiantes a tomar mejores decisiones, aceptar la responsabilidad y facilitar la sanación.

Las autoridades de LAUSD afirman que los cambios disciplinarios ya han causado un descenso en la cantidad de suspensiones, arrestos estudiantiles y citaciones por ausentismo escolar.

Según el Distrito, continúa siendo posible realizar arrestos, suspensiones y expulsiones en caso de infracciones graves, a fin de mantener la seguridad en las escuelas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.