Foto de Art Torres.
Foto de Art Torres.

El sábado pasado por la mañana, Leticia Salazar y un grupo de adolescentes marcharon por la calle First Street de Boyle Heights con palas y escobas en mano.

Generalmente los adolescentes dedican los fines de semana para divertirse, pero ese día estuvieron aquí para demostrar que les importa mantener limpia su comunidad.

“Es nuestra comunidad, por lo tanto, depende de nosotros. Si no la mantenemos limpia, sólo podemos quejarnos pero no hacemos nada para cambiar”, dice Salazar, residente de Boyle Heights y líder del programa del Club de Adolescentes del Centro de Recreación Ramón García.

Salazar y su grupo se unieron a unas 100 personas más que salieron a limpiar las calles de su vecindario, como parte del segundo evento de Boyle Heights Rising: el proyecto Community Clean Up (Limpieza de la comunidad) organizado por residentes de la comunidad.

Carline Ortiz, de 13 años que cursa el octavo grado en la Escuela Secundaria Hollenbeck, ayudó al grupo de Salazar junto a muchos otros estudiantes. Ortiz dice que quiere ayudar a mantener limpias las calles.

“Todos deberían unirse para ayudar a la comunidad y mantenerla limpia y agradable… así todos nos sentimos parte de ella”, dice Ortiz.

Amanda Mejía, de 24 años, organizadora de la campaña de limpieza, dice que su objetivo era crear un espacio para que los residentes de Boyle Heights no sólo pudieran limpiar sino también conocerse y conectarse con otras personas que comparten sus mismas inquietudes por el vecindario.

“Sé que limpiar no es la mejor invitación a hacer un sábado o domingo, o quizás ningún día, pero si salimos a la calle podemos conocer a otras personas de la comunidad, a los vecinos, a gente que siente pasión por las mismas cosas y desea mejorar Boyle Heights”, dice Mejía.

La primera campaña de limpieza organizada por Mejía tuvo lugar en enero. Desde entonces, ha aumentado el apoyo recibido a través de su página en Facebook: Boyle Heights Rising. A través de su página Mejía pide donaciones a tiendas locales, organizaciones y políticos de Boyle Heights y también solicita apoyo para los eventos que organiza.

“Mi estrategia es que todo, por más pequeño que sea, ayuda. Si alguien puede donar una caja de guantes, eso sirve para mucho. Porque podemos entregar esos 200 guantes a 100 personas que ayuden a limpiar”, dice Mejía.

Mejía tiene pensado contar con recursos más sustentables en la próxima campaña de limpieza, educar a la comunidad acerca de muchos temas, desde el reciclaje a la jardinería sin gastar demasiado dinero en equipos.

Para obtener más información sobre Boyle Heights Rising, puede unirse al grupo en Facebook de Boyle Heights Rising.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.