Photo by Jessica Perez
Foto de Jessica Perez

María Pacho ha visto una buena cantidad de perros y gatos abandonados merodeando por las calles de Boyle Heights. Se angustia cada vez que ve a un perro o gato en busca de comida, agua o refugio.

“Me duele ver a todos esos animales abandonados en la calle.  ¿Por qué están aquí?  ¿De dónde vienen?”, se pregunta Pacho.

Como residente de la comunidad del Este de Los Angeles de toda la vida, Pacho se crió entre mascotas y dice que en su hogar a los animales se los trata como miembros de la familia.

“Realmente debemos mostrar más responsabilidad como dueños de mascotas en Boyle Heights”.

Laura Ramírez está de acuerdo. Viaja con frecuencia desde el Condado Orange para visitar a su madre en el Complejo de Apartamentos Wyvernwood Gardens en Boyle Heights donde se crió.

“Cada vez que veo a un perro en la calle, me dan ganas de bajarme del carro para rescatarlo”, dice Ramírez.

Desde tiempos inmemoriales, los perros y los gatos generan un vínculo especial con sus contrapartes humanas. Se calcula que el 62% de los hogares en EE. UU. tiene al menos una mascota en la familia, según la Sociedad Estadounidense para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (ASPCA).

Los estudios indican que todos los años ingresan entre 5 y 7 millones de animales de compañía a uno de los 5,000 refugios para animales que se encuentran en las comunidades. Y de dichos animales, solo el 2% de los gatos y entre el 15 y el 20% de los perros vuelven con sus dueños.

Pero la situación de las mascotas abandonadas no es solo un problema de Boyle Heights. Si bien es imposible determinar la cantidad de perros y gatos abandonados en el país, los cálculos para los gatos rondan los 70 millones, según el sitio en Internet de ASPCA.

Muchas personas, como Ramírez, consideran que es un problema en aumento. Ramírez busca generar conciencia y proporcionar servicios de referencia para los problemas que los residentes puedan tener como dueños de mascotas.

Este año Ramírez creó “Barrio Mutts”, una página en Facebook que ofrece a los miembros de la comunidad información para localizar recursos muy necesarios, como vacunas gratis o de costo reducido y centros de esterilización y castración, además de eventos.

Lanzó la página después de observar el alto volumen de animales abandonados y los pocos recursos disponibles para las mascotas en Boyle Heights, en comparación con otros vecindarios de Los Angeles donde vivió.

“No hay servicios veterinarios ni tiendas de artículos para mascotas. Me gustaría ver un cambio”, dijo Ramírez.
Su evaluación de la situación cuenta con el apoyo de Brenda Barnett, encargada general de Los Angeles Animal Services.
Según Barnett, el refugio North Central Animal Care, que presta servicios a Boyle Heights, es el segundo centro en la ciudad con la mayor cantidad de llamadas. Y la mayoría de esas llamadas son para denunciar animales abandonados en el vecindario.

Hace ya varios años que LA. Animal Services no se encargan de capturar a los perros, explica Barnett, en vez, implementa programas de esterilización y castración, además de instancias de educación al público para controlar la cantidad de animales abandonados en la ciudad.

Al presente L.A. Animal Services recoge los animales abandonados según las denuncias de los residentes, pero como muchos organismos gubernamentales en esta recesión, se ha visto muy afectado por los recortes presupuestarios.

“Cada vez hay más llamadas pero se reduce el personal.  ¿Cómo podemos abarcar más con menos?”, pregunta Barnett. “Estamos intentando encontrar una solución científica al problema. Nos reunimos todos los meses para hablar sobre diferentes estrategias y tener una mejor percepción de la situación en las calles”, agregó.

Cuando un animal llega a un refugio, generalmente lo examina el plantel de veterinarios, se lo vacuna y se evalúa su temperamento. Si está sufriendo o si plantea una amenaza, se somete a la eutanasia. Los animales recogidos de la calle se mantienen durante cinco días para darles a los dueños la oportunidad de recuperar sus animales, pero después de ofrecen en adopción.

Para poder ofrecer recursos y servicios en las comunidades donde hacen falta, los refugios han establecido alianzas con organizaciones privadas como PetSmart Charities y Best Friend Animal Society.

“Estamos intentando forjar alianzas con otras organizaciones para ayudar a controlar la sobrepoblación animal. No creamos el problema, pero intentamos resolverlo”, dijo Barnett.

Otra organización que comenzó recientemente a ofrecer sus servicios en Boyle Heights es Humane Society of the United States, a través de su programa Pets For Life. Desde febrero, el programa ofrece clases de entrenamiento para mascotas en Hollenbeck Park todos los domingos, para educar a los dueños de mascotas de la comunidad sobre cómo manejar a sus mascotas.

“Ayudamos a los dueños a manejar perros problemáticos como demasiado miedosos, ansiosos o hiperactivos”, señala Robert Sotello, organizador de programas de extensión para la comunidad y entrenador de perros.

Una de las dificultades más grandes que Sotello ha visto son los perros que demuestran agresividad o que por otros motivos no pueden interactuar con otros perros debido a otros problemas.

“No rechazamos a ningún perro”, dice Sotello. “Si hay un perro que causa problemas, hago visitas personales al hogar hasta que el perro pueda volver a participar de las sesiones públicas”.

Pets For Life piensa ofrecer servicios de esterilización y castración de costo reducido a los residentes de Boyle Heights, además de recipientes para agua, correas, colleras y medicamentos para las mascotas.

Ramírez cree que los programas como Pets For Life son lo que la comunidad necesita. A través de “Barrios Mutts”, su página en Facebook, ha podido compartir información sobre programas como estos con los residentes locales.

El mes pasado, Ramírez organizó el concurso “Strut Your Mutt” que reunió a los dueños y sus perros en Boyle Heights Farmers Market (ver fotos aquí).

Con pocos seguidores a la fecha, Ramírez tiene grandes expectativas para “Barrio Mutts” y espera que un día se inaugure un refugio para animales en Boyle Heights.

La campaña de vacunación gratis de Pets for Life tendrá lugar el sábado 29 de septiembre, a las 10 a.m.
Hollenbeck Park, 415 South Saint Louis St., Los Angeles, CA 90033. *Si desea ofrecerse como voluntario, acérquese a Hollenbeck Park el sábado 15 de septiembre a las 11:45 a.m.

Para obtener más información sobre Pets for Life, visite su sitio en Internet aquí.

Diga “Me gusta” la página “Barrio Mutts” de Facebook.

Gus Ugalde

Gus Ugalde is a print journalist and Boyle Heights native. He is a graduate of both Salesian High School and East Los Angeles College. With writing as his passion, he has had over 500 stories published...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.