Esta página también disponible en: English

Rociadores en Pico Aliso Recreation Center riegan el campo, así como las aceras fuera de la valla. Foto de Jessica Perez

Rociadores en Pico Aliso Recreation
Center riegan el campo, así
como las aceras fuera de la valla. Foto de Jessica Perez

En vez de alertas por accidentes o alertas color ámbar, los carteles electrónicos en las autopistas de California se han encendido para comunicar un nuevo mensaje: “SEQUÍA SEVERA, AHORRE AGUA”.

El Departamento de Transporte de California (CalTrans) es la agencia que ha comenzado a participar más recientemente con el fin de aumentar la conciencia sobre las sequías sufridas en todo el estado. Si bien el Sur de California sufre una sequía desde los últimos cinco años, todo el estado se encuentra ahora en una grave crisis de recursos hídricos por primera vez en 15 años.

La situación instó al gobernador Jerry Brown a anunciar un estado de emergencia por sequía en el mes de enero. En abril profundizó sus medidas, pidiendo a todos los residentes de California que cambiaran sus hábitos para el consumo de agua. “Pido a todas las ciudades, las comunidades y a todos los residentes de California a ahorrar agua de todas las maneras posibles”, señaló.

La sequía afecta a los consumidores residenciales y comerciales, así como también a los productores agrícolas. Las medidas para promover el ahorro de agua incluyen limitar el horario de riego, imponer multas y educar a los residentes de California brindando consejos para ahorrar agua. De todas maneras, muchos residentes locales no son conscientes de la gravedad de la situación o de lo que pueden hacer realmente para ahorrar agua.

Esta falta de conciencia ha instado a las agencias de recursos hídricos locales y estatales a ampliar sus anuncios publicitarios en la radio, en mensajes proyectados en los cines con consejos para ahorrar agua y en notificaciones publicadas en carteles a los lados de los autobuses.

Minerva Chávez, residente de Boyle Heights y profesora adjunta de Cal State Fullerton, dice que ahora está observando nuevas medidas del estado para informar sobre esta crisis. “Sé que sufrimos una sequía desde hace algunos años”, dijo. “Pero ahora estamos más expuestos a la información. Ahora [está] en las noticias y en la autopista”.

Un baño al día

Chávez dice que ha implementado varios cambios en su consumo habitual de agua. Solía bañarme dos veces al día”, dicjo, “pero ahora me arreglo con sólo una vez”.   Ella y su esposo han sustituido el césped de su jardín con vegetación resistente a las sequías.

Roberto Estrada, especialista en la conservación de recursos hídricos del Departamento de Agua y Energía de Los Angeles (LADWP), afirma que la mayoría de los clientes residenciales consume entre 50 y 75 por ciento adicional de agua de lo que necesita. “Vivimos en un desierto pero las personas sólo se darán cuenta de esto cuando las cañerías queden secas”, dijo.

Consejos para ahorrar agua

Algunos consejos que todos los residentes pueden usar para ahorrar agua son: solo hacer lavados completos en el lavarropas, lavar frutas y verduras en una olla con agua en vez de hacerlo con el grifo abierto, cocinar los alimentos en la menor cantidad de agua posible, y no dejar correr el agua en el grifo mientras se lavan los platos.

Las autoridades de los recursos hídricos afirman que esperan que este año sea uno de los seis años más secos en los registros del estado. Cuatro de los últimos cinco años han sido secos, dice Estrada.

Pero la mayoría de las personas no entiende que no todo es lluvia.  “La lluvia no aporta mucho”, dijo Estrada. “Es la acumulación de nieve”.

El deshielo de la Sierra representa hasta el 60 por ciento del agua que obtenemos en California para consumo. 38 millones de residentes de California usan el agua de deshielo, además de usarla para regar 8 millones de acres de tierras de cultivo. Según el Departamento de Recursos Hídricos de California, este año los niveles de nieve alcanzarán solamente el 18 por ciento del promedio.

Como parte del plan de emergencia para sequías de California, se han restringido ciertas actividades y las infracciones locales pueden tener como consecuencia multas del Departamento de Agua y Energía. Las normas restringen el riego de jardines, el lavado de automóviles con mangueras y el uso de agua para la limpieza de fuentes o estructuras semejantes. También se impondrán multas por pérdidas en grifos y los restaurantes no podrán servir agua a menos que el cliente lo solicite.

Plantas resistentes a la sequía en lugar de pasto son una forma de ahorrar agua. Foto de Yazmin Nuñez

Plantas resistentes
a la sequía en lugar de
pasto son una forma de
ahorrar agua. Foto de Yazmin Nuñez

Algunas de estas restricciones comenzaron en año 2009, cuandoLADWP impuso el ahorro obligatorio de agua. Las restricciones se reforzaron un año más tarde para incluir fechas específicas para el riego.  En ese momento, se les pidió a los residentes regar sus jardines únicamente tres veces a la semana y en un horario limitado. Más tarde se ofreció también un programa de reembolsos para los clientes que adaptaran la vegetación de sus jardines al clima de California.

Cuando Chávez y su esposo compraron su hogar en Boyle Heights hace dos años, el jardín en el frente de su casa no tenía más que césped seco. Conscientes de la cantidad de agua que se necesita para mantener un jardín, decidieron cambiar la vegetación por cactus y corteza vegetal.

Chávez y su esposo riegan solamente dos veces al mes. Le sorprendió saber que se habían establecido días asignados para el riego, dependiendo si el número de calle de la vivienda es par o impar.   “No sé en qué días debo regar”, dice, “pero voy a averiguarlo”.   

Las autoridades de LADWP afirman que las restricciones han funcionado y que hoy sus 680,000 clientes usan menos agua per cápita que los residentes de cualquier ciudad importante de EE.UU. con más de un millón de habitantes.

Para animar a los demás a usar vegetación resistente a la sequía en vez de césped, DWP ofrece un programa llamado “Cash In Your Lawn” (Dinero para su jardín) por el cual los clientes que cumplan con los requisitos pueden recibir un reembolso de 3 dólares por cada pie cuadrado de césped que sustituyan. Sin embargo, se debe completar un formulario de solicitud y no todas las viviendas son aceptadas.

Chávez y su esposo enviaron la solicitud para el programa pero les informaron que no cumplían los requisitos porque su factura de agua no era suficientemente alta.  “Como ya estábamos haciendo nuestra parte para ahorrar agua”, dijo Chávez, “no consideraron que merecíamos el reembolso”. De todas maneras, Chávez dice que ahorran agua y dinero todos los meses.

“Somos muy conscientes de que debemos ahorrar agua. Siempre estoy pensando en maneras de ahorrar”, agregó.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.