Esta página también disponible en: English

Por AARON MENDELSON/LAist

Publicado originalmente el 23 de abril de 2020

El concejo municipal de Los Ángeles votó el miércoles para aprobar un programa para ayudar a las personas pagar su renta durante la pandemia del COVID-19.

Con $2.2 millones de inicio, el fondo es para “familias que ya están luchando para pagar su renta, y están viviendo de cheque a cheque”, dijo la presidenta del concejo Nury Martínez, quien presentó la medida junto a concejal Herb Wesson.

Un reporte del departamento de vivienda de la ciudad ofrece detalles del fondo:

  • Se hará disponible para inquilinos que ganan 80% o menos del ingreso medio de la localidad.  
  • Los inquilinos tendrán que documentar el golpe económico que la pandemia ha causado a sus finanzas.  
  • El dinero pagado se enviará directamente a los caseros y cubrirá hasta la mitad de la renta de un mes, con un máximo de $1,000 al mes y $3,000 a lo largo de la duración del programa. 

Basándose en un estimado del departamento de vivienda, los $2.2 millones podrían ayudar a varios cientos de familias.

Dados los incrementos masivos en el desempleo y en vista de reportes de que una tercera parte de los inquilinos no pudieron pagar su renta en abril, podría haber una gran demanda por la ayuda, así como la hubo para las tarjetas de débito prepagadas que la ciudad hizo disponible a principio de mes.

El fondo es similar a uno que la ciudad creó el año pasado para asistir a inquilinos que vieron aumentos en sus alquileres antes de que una ley estatal de control de renta entrara en efecto.

El personal de la oficina de Martínez nos dijo que los $2.2 millones iniciales vinieron de su oficina y las respectivas oficinas de Wesson y del concejal Mitch O’Farrell.

OTRAS PROTECCIONES DE INQUILINOS NO PROSPERAN  

El concejo consideró un número de ayudas relacionadas a la vivienda por alquiler el miércoles.

Unas medidas presentadas por los concejales Mike Bonin y David Ryu, diseñadas para proteger a inquilinos vulnerables, dieron lugar a una discusión contenciosa con otros concejales y con personal de la ciudad. Una medida habría fortificado las protecciones contra desalojos, inclusive prohibir las notificaciones y la cancelación de servicios de electricidad, agua y gas.

El concejal Mike Bonin dijo que las mociones eran un esfuerzo para detener “una marea de procesos de desalojo” pero otros miembros del concejo argumentaron que esas medidas estaban fuera de la autoridad legal de la ciudad. Así lo hizo el procurador asistente de la ciudad David Michaelson, quien le dijo repetidamente al concejo que estaba cantando “bolas y strikes” y que la legislación no sobreviviría un reto legal.

Esa moción falló con un voto de 7 a 6, reportó el Los Angeles Times.

Una segunda moción de Bonin y Ryu habría intentando congelar las rentas en toda la ciudad. El Times reportó que el concejo rechazó el esfuerzo, pero sí extendió la congelación en el alza del alquiler en la vivienda estabilizada (o bajo control) de la ciudad.

Este reporte ha sido traducido por Boyle Heights Beat y publicado con permiso de Southern California Public Radio. © 2020 Southern California Public Radio. Todos los derechos reservados.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.