Screenshot of video by RootsAction and J-Town Action & Solidarity, showing Kevin de León grabbing activist Jason Reedy at Lincoln Park holiday event on 12-09-22.

Kevin de León estuvo involucrado en una pelea con un activista en una repartición de juguetes y ceremonia de iluminación de árbol en Lincoln Heights el viernes por la noche que fue parcialmente grabada en vídeo.

El asediado concejal afirmó en un comunicado que fue agredido. Activists told the Los Angeles Times that de León started the fight.

La pelea en el evento festivo de Lincoln Park coronó un viernes caótico para De León, cuya aparición no anunciada en una reunión del Consejo de la Ciudad por la mañana provocó fuertes protestas y obligó a un retraso de 45 minutos en los procedimientos.

Un vídeo a cámara lenta de 10 segundos publicado en Twitter por las organizaciones activistas RootsAction y J-TOWN Action and Solidarity muestra a De León empujando a un hombre contra una mesa, para luego volver a agarrarlo y obligarlo a salir por una puerta.

Las organizaciones, que han pedido la dimisión de De León por su participación en una conversación grabada que incluía comentarios racistas, identificaron al hombre del vídeo como Jason Reedy, organizador de People’s City Council.

Una versión más larga y a toda velocidad del vídeo publicado el sábado por la mañana muestra unos segundos antes del altercado cómo Reedy y otros activistas siguen a de León hasta un despacho al grito de “Dimite Kevin” y “Eres un racista”. Se ve a Reedy enfrentarse a de León con las manos en alto antes de que éste le empuje.

En un comunicado hecho público el sábado por la mañana, De León afirmó que un grupo de personas “me acorraló y agredió físicamente a mí, a un miembro del personal y a un voluntario”:

Jason Reedy y sus cómplices empezaron gritando obscenidades e interrumpiendo una ceremonia comunitaria de entrega de juguetes e iluminación del árbol que ya se estaba celebrando. Decidí intentar salir del acto para alejar a los perturbadores de las familias y los niños asistentes y marcharme sin más incidentes. Aún así, descubrimos que Reedy y otros habían bloqueado todas las salidas disponibles.

Una vez que pudimos empujar una puerta e intentar salir, Reedy me lanzó un empujón pélvico, seguido de un cabezazo en la frente. Mi respuesta, para defenderme, fue empujarle. En el forcejeo subsiguiente, Reedy me golpeó en la cara con el puño cerrado, propinó un violento codazo a una empleada e hirió a un voluntario delante de padres y niños horrorizados.

La escalada de la retórica política va más allá de lo aceptable, convirtiendo ahora las amenazas verbales en actos físicos de violencia. Es una pauta peligrosa a la que hay que poner fin antes de que se produzcan daños más graves o se pierdan vidas. Los dirigentes deben dar un paso adelante colectivamente para frenar las crecientes hostilidades hacia el personal y los cargos electos. La violencia no es en modo alguno una forma de libertad de expresión y actos como estos no tienen cabida en la política ni en la democracia.

El viernes por la noche, un abogado que representa a Reedy emitió una declaración al Times en la que calificaba a De León de “vergüenza”.

“Las imágenes de vídeo muestran claramente cómo él y sus partidarios inician esta agresión mientras el Sr. Reedy permanece de pie e inmovil”, declaró el abogado Shakeer Rahman. “Kevin de León no sólo ha perdido toda legitimidad política, sino que sus afirmaciones de que él fue el agredido aquí simplemente subrayan cómo ha perdido el contacto con la realidad”.

El Times informó que la policía fue llamada a las 6:30 pm a la cuadra 3500 de Valley Boulevard por un informe de una gran pelea con ocho posibles sospechosos. Un portavoz de la policía de Los Ángeles dijo que los sospechosos, que no fueron identificados, habían abandonado el lugar cuando llegaron los agentes.

En una entrevista con CBSLA el viernes por la noche, De León dijo que estaba considerando presentar cargos criminales contra Reedy y las otras personas involucradas en la pelea.

A primera hora del día, De León provocó la ira de los activistas que asisten regularmente a las reuniones del Ayuntamiento para exigir su dimisión, cuando se presentó inesperadamente en la cámara del consejo y ocupó su escaño.

Tres miembros del Consejo reaccionaron a la comparecencia de De León marchándose. El concejal Mike Bonin fue a Twitter para decir: “El vil racista Kevin de León acaba de presentarse al consejo. Me fui”. Los miembros Nithya Raman y Marqueece Harris-Dawson también se marcharon.

City News Service informó del dramático momento:

“Hay un poco de alboroto en el Ayuntamiento de Los Ángeles, donde el asediado concejal Kevin de León ha hecho una aparición en una reunión del consejo por primera vez desde que se le escuchó en una cinta de audio cargada de racismo grabada el año pasado. Su aparición provocó fuertes protestas en la cámara del consejo y tres concejales se marcharon, lo que provocó un receso en la reunión.”

El Consejo reanudó su reunión tras un retraso de 45 minutos y después de que De Leon se marchara. El Times informó de que Reedy se encontraba entre los activistas expulsados por la policía de la reunión del consejo municipal.

De León ha sido reprobado por el Ayuntamiento por su implicación en el escándalo de la conversación grabada, pero el órgano carece de competencias para destituirle y el concejal ha dicho en repetidas ocasiones que no renunciará a su escaño.

Esta semana, el secretario municipal de Los Ángeles ha dado luz verde a una campaña de restituciónpara que obtenga firmas con el fin de volver a presentar a De León a las elecciones.

Boyle Heights Beat

Boyle Heights Beat is a bilingual community newspaper produced by its youth "por y para la comunidad". The newspaper and its sister website serve an immigrant neighborhood in East Los Angeles of just under...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.