Protesters hold signs in front of one of the apartment buildings to be demolished for the construction of a 50-unit apartment building near 1st and Soto streets. Photo by Antonio Mejías-Rentas

Un grupo pequeño de inquilinos de Boyle Heights que será desalojado de sus hogares para dar paso a la construcción de un proyecto de vivienda asequible le está pidiendo a la East LA Community Corporation (ELACC) una garantía de vivienda en el complejo Cielito Lindo, una vez este sea construido.

Recientemente ELACC entregó notificaciones de 120 días para desalojar a 15 inquilinos en cinco inmuebles de su propiedad en la cuadra 2400 de la calle 1ra, cerca de la intersección con la Calle Soto. La corporación sin fines de lucro desarrolla ahí un proyecto de uso mixto que incluirá 4,600 pies cuadrados de espacio comercial y de ventas al por mayor y 50 apartamentos para familias de bajos ingresos.

Un puñado de inquilinos que deberá desalojar en o antes del 30 de noviembre se unió a activistas locales en una protesta la tarde del miércoles pasado frente a uno de los edificios de apartamentos que serán demolidos. Unión de Vecinos, un grupo local que organiza a inquilinos que enfrentan el desalojo, organizó la protesta. Un orador dijo que muchos inquilinos no participaron porque estaban trabajando o porque temían represalias.

“No más desalojos, garantías para todos”, gritaron unos 30 participantes en la protesta, que llevaban carteles en español e inglés y marcharon alrededor de las cuatro esquinas de las calles 1ra y Soto, mientras el sol caía en un cálido día de fin de verano.

La Unión de Vecinos señala que los inquilinos están siendo obligados a abandonar sus apartamentos de precio de alquiler controlado y excelente ubicación, a pasos de la estación de la Línea Dorada de Metro y de un supermercado. El grupo sin fines de lucro dijo que algunos inquilinos pagan tan solo $450 por un apartamento de una recámara y que muchos terminarán pagando hasta 45 por ciento más por vivienda comparable en otro lugar.

ELACC dice que los inquilinos recibirán fondos de “relocación” para cubrir el costo adicional del alquiler durante los 24 meses de construcción. La corporación ha contratado a un experto en relocación independiente para ayudar a los inquilinos encontrar vivienda, y a los inquilinos se les está ofreciendo la opción de solicitar vivienda en Cielito Lindo antes que otros individuos.

Pero los oradores en la protesta del miércoles dijeron que ELACC está exigiendo una revisión exhaustiva del crédito y los antecedentes y que algunos de los 15 inquilinos desalojados podrían no poder optar por un apartamento nuevo. Dijeron que algunos inquilinos temen que no podrán pagar sus alquileres dentro de dos años, una vez se acaben los fondos de relocación.

Los oradores recordaron el desplazamiento de varios mariachis del histórico Hotel Boyle cerca de la Plaza del Mariachi, que no pudieron obtener vivienda una vez el edificio fue renovado por ELACC.

“Queremos una garantía por escrito, no verbal, como hicieron con el ‘hotel del mariachi’, dijo Terry Navarro, inquilina de una de las propiedades que tiene cita con la aplanadora.

Terry Navarro con un cartel frente a su casa, que será demolida para la construcción 50 apartamentos. Fotos de Antonio Mejías-Rentas

Navarro, una mujer de 59 años con discapacidad, comparte una casa pequeña detrás de un edificio de apartamentos con su hija, que también tiene discapacidad. Como recibe ayuda bajo la Sección 8, ella paga solamente una tercera parte de sus ingresos en torno al alquiler de casi $1,200 mensuales, y el gobierno paga el balance.

“No es justo que estén intentando sacarnos de aquí. Es nuestro vecindario”, dijo Navarro. Ella dijo que a los inquilinos no se les debe requerir el calificar para la nueva vivienda. “Nunca hemos pagado tarde el alquiler”.

Elizabeth Blaney, organizadora de la Unión de Vecinos, dice que los inquilinos están pidiendo una garantía de que los residentes puedan regresar sin una revisión de crédito o antecedentes. “Simplemente por el hecho de que fueron inquilinos debe ser calificación suficiente para evitar ser desplazados permanentemente”, dijo Blaney.

La Unión de Vecinos alega que algunos inquilinos que recibieron la notificación de desalojo fueron a una entrevista de precalificación con ELACC y ahí se les dijo que no cumplían con los requisitos para un apartamento en Cielito Lindo.

La presidenta de ELACC Isela Gracián confirmó que a dos inquilinos se les dijo que sus ingresos eran demasiado altos para calificar para vivienda asequible bajo las normas federales.

Las directrices del departamento federal de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD), que son revisadas anualmente, actualmente definen a una familia de bajos ingresos como hogares de uno a siete individuos con ingresos de $13,980 a $51,500 al año. Gracián dijo que ELACC se debe adherir a las normas de HUD para poder recibir fondos de desarrollo de vivienda.

La jefa de la corporación sin fines de lucro argumentó que los alquileres mensuales en los apartamentos de Cielito Lindo –que se espera sean ocupados a partir de diciembre de 2017– están proyectados entre $437 y $1,033 y que en la mayoría de los casos, los inquilinos pagarían menos de lo que actualmente pagan.

Gracián dijo que la corporación ha efectuado varias reuniones con los inquilinos y los está ayudando a llenar los formularios necesarios para calificar para la vivienda asequible. En el caso de los dos inquilinos con ingresos muy altos, dijo que ELACC intentaría ver cuáles ajustes en los requisitos podrían darse para permitirles calificar, pero se negó a ofrecerles una garantía de vivienda.

“Queremos que vuelvan a una nueva unidad con mayores y mejores instalaciones para que puedan disfrutarlas a largo plazo”, dijo Gracián.

Ella negó las alegaciones de que ELACC contribuye al aburguesamiento de Boyle Heights al obligar a inquilinos a abandonar sus apartamentos de bajo alquiler en el vecindario “El [proyecto] Cielito Lindo es parte del trabajo más amplio de ELACC de combatir el aburguesamiento” al incrementar el número de unidades asequibles en el mercado, dijo Gracián.

Gracián argumentó que las unidades bajo alquiler controlado, como las que serán demolidas, suben al nivel del mercado una vez que el inquilino se muda, pero que las unidades de Cielito Lindo tendrán que permanecer asequibles. ELACC dice que a los inquilinos de Cielito Lindo se les garantizará un costo de alquiler bajo mediante un contrato de 55 años, que es renovable.

Cielito Lindo es un proyecto en dos fases que se espera eventualmente añada una 31 unidades más en una parcela aledaña sobre la Calle 1ra. ELACC todavía está trabajando en el financiamiento de la segunda fase, para la cual todavía no hay fecha de inicio de construcción.

La demolición de inmuebles en la fase uno comenzará en diciembre y la construcción en enero.

En la protesta del miércoles, Blaney, de la Unión de Vecinos, dijo que ELACC tiene programada este martes una reunión con los 15 inquilinos de la fase uno para acordar los términos de relocación y compensación.

“Le estaremos pidiendo a ELACC en la reunión que nos dé el derecho a volver como parte del paquete de relocación”, dijo la activista. “Una garantía por escrito de que podamos volver no importa la circunstancia”.

Unas 30 personas marcharon con carteles, cruzando las cuatro esquinas de la 1ra y Soto. Fotos de Antonio Mejías-Rentas

Este artículo fue editado el 21 de septiembre. Una versión anterior indicaba incorrectamente que ELACC no había adquirido una propiedad necesaria para la construcción de la segunda fase de Cielito Lindo.

Antonio Mejías-Rentas

Antonio Mejías-Rentas is a Senior Editor at Boyle Heights Beat, where he mentors teenage journalists, manages the organization’s website and covers local issues. A veteran bilingual journalist, he's...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.