Foto de Art Torres
Foto de Art Torres

Las autoridades de Exide Technolgies llegaron a un acuerdo el lunes con el Departamento para el Control de Sustancias Tóxicas (DTSC) que le permite al gigante de reciclaje de baterías de Vernon mantener sus operaciones.

Se ordenó a la empresa -acusada de emitir toxinas dañinas al aire, planteando así un riesgo de salud pública para más de 110,000 residentes de la zona- que destinara 7.7 millones de dólares para mejorar y reducir sus emisiones de arsénico.

Los fondos se destinarán a reemplazar el sistema actual de cañerías, tomar muestras de polvo y tierra alrededor de las instalaciones y en la comunidad próxima, realizar análisis para detectar el nivel de plomo en la sangre de los residentes de la zona, además de otras mejoras.

“Nos animan las medidas de Exide para responder a nuestras inquietudes, pero ésta no es nuestra medida final para atender la situación que plantean las instalaciones de Exide”, señaló en un comunicado de prensa Brian Johnson, subdirector del Programa de Desechos Peligrosos de DTSC. El comunicado explica que la orden incluye otros requisitos que superan las inquietudes iniciales de DTSC.

Con la orden del lunes se resuelve la suspensión emitida por DTSC en abril. Sin embargo, Exide debe obtener autorización del juez del tribunal de quiebras para poder llevar a cabo el acuerdo.

Se celebrará una reunión de residentes, organizada por el senador estatal Kevin De León, esta noche de 6:00 a 8:00 p.m. en Resurrection Church, 3324 Opal St., Los Angeles, CA 90023.

En la reunión con la comunidad participarán representantes del Departamento para el Control de Sustancias Tóxicas, el Distrito de Control de la Calidad del Aire, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de EE. UU. y el Departamento de Salud Pública del Condado Los Angeles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.