Esta página también disponible en: English

El entorno de justicia social no es nada nuevo para Boyle Heights. Durante décadas, los residentes han organizado manifestaciones para lograr cambios en diversos temas, desde derechos educativos al aburguesamiento (o gentrificación) y vivienda asequible.    

Muchos músicos del Este de Los Ángeles también encuentran inspiración en temas relacionados con la justicia social, lo que se refleja en las letras de sus canciones. Estas letras pueden ser parte de diversos estilos musicales, desde el hip hop al folclore. Si bien los estilos pueden ser distintos, su objetivo común es generar conciencia y unir a las personas.  

“El Este de Los Ángeles es una fuente inagotable de inspiración y un ejemplo sobre las personas que no solo sobreviven, sino que salen adelante y prosperan en situaciones adversas”, señala Quetzal Flores, músico galardonado con un premio Grammy y miembro de la banda Queztal, que lleva su mismo nombre. Otros artistas contemporáneos que centran su obra en el activismo social son Maya Júpiter y Viva Mescal. 

“Boyle Heights, en particular, ha sido el centro de la resistencia a lo largo de la historia. Opera como un centro creativo de muchas maneras”.

Quetzal Flores

Flores juega un papel activo en el entorno musical del Este de Los Ángeles. A lo largo de los años, su música se ha usado en varias campañas de justicia social en la zona.   

“Boyle Heights, en particular, ha sido el centro de la resistencia a lo largo de la historia”, señala.  “Opera como un centro creativo de muchas maneras”.

Foto de Óscar Vásquez.

En la letra de la canción “Coyote Hustle” del álbum Quetzanimals lanzado en 2014, Quetzal hace referencia al desalojo sufrido por los inquilinos debido al aburguesamiento, y compara este fenómeno con la manera en que los humanos desplazan a los animales salvajes de su hábitat natural al construir grandes ciudades.  

La canción describe las dificultades que enfrentan los vendedores callejeros que trabajan en Los Ángeles y se convirtió en el tema musical no oficial de la campaña para legalizar a los vendedores callejeros en esta ciudad.  En su video musical, sigue a la vendedora Mariposa González, una de las líderes de la exitosa campaña para legalizar a los vendedores callejeros.   

 La canción “agregó una visibilidad que no está siempre presente”, afirma Flores de 45 años. “Le dio a la gente una manera distinta de percibir la situación y de pensar sobre su propio papel y responsabilidad en esta lucha”.  

Nacido en el Este de Los Ángeles, Flores siempre ha tenido algún tipo de participación en el activismo social. Durante su infancia, sus padres jugar un papel importante en el movimiento chicano a fines de la década de 1960 y durante la década de 1970.  

En la actualidad, Flores se desempeña como el director de arte y cultura del East LA Community Corporation (ELACC, por sus siglas en inglés) y es uno de los varios fundadores de Artivist Entertainment –una compañía que representa a varios músicos y artistas de Los Ángeles cuyo trabajo busca generar un cambio social positivo.   

Maya Júpiter, otra cofundadora de Artivist Entertainment, se considera una “artivista” de hip hop. Nacida en La Paz, México, pero criada en Australia, Júpiter señala que siempre tuvo dificultad para conectarse con sus raíces mexicanas, sin embargo, dichas raíces le dieron inspiración para su música. Júpiter, de 40 años, vive en Los Ángeles donde cría a su familia.  

Maya Jupiter. Foto de Molly Donaware

En su canción “That Ain’t Me”, Júpiter habla sobre los estereotipos femeninos en los medios, los libros infantiles, entre otros. La canción habla sobre las expectativas existentes para que las mujeres cumplan con ciertos papeles o sobre la percepción que la sociedad tiene sobre las mujeres como “poco valiosas”.  

Júpiter, de 40 años, critica la manera en que los publicistas presentan a las mujeres en los anuncios de productos. En estos comerciales se promueve un “abdomen más plano, trasero más voluminoso, piel más blanca, bronceado artificial, dietas para pasar hambre, relajante de cabello, depilación con láser y estilo brasileño.

“Creo que es importante que todos los artistas hablen sobre temas sociales y lo que está ocurriendo en la comunidad; deben ser portavoces de la verdad, algo de mucho poder. Es algo que cambia la cultura”

Maya Jupiter

“Seamos realistas”, señala Júpiter. “Todas esas cosas que supuestamente debemos hacer para alcanzar un determinado estándar de belleza son en realidad artimañas para quitarnos dinero”. 

Además de componer y grabar música, Júpiter ha trabajado como profesora de un curso de redacción y escritura orientado a refugiados y a inmigrantes de primera y segunda generación en Los Ángeles. También ha co-facilitado una pasantía en Radio Sombra, donde enseñó a estudiantes de la preparatoria de Boyle Heights a producir sus propios programas radiales.  

En su canción “Never said Yes”, Júpiter habla sobre la alta tasa de agresiones sexuales en los recintos universitarios. En los primeros versos de la canción, Júpiter habla de“systematic cover-ups/ naive sitting ducks” (encubrimientos sistemáticos/presas fáciles e inocentes) para describir la manera en que los hombres atacan a las mujeres. También se refiere a Donald Trump en sus canciones y lamenta que las acusaciones de agresión sexual presentadas por varias mujeres no fueron investigadas.

“Creo que es importante que todos los artistas hablen sobre temas sociales y lo que está ocurriendo en la comunidad; deben ser portavoces de la verdad, algo de mucho poder. Es algo que cambia la cultura”, afirma Júpiter.

Nacido en Boyle Heights,Viva Mescal, de 31 años, ha sido testigo de primera mano sobre los cambios que ha enfrentado la comunidad.  Mescal, que se ha desempeñado como ingeniero de sonido, productor, organizador y maestro de ceremonias, es miembro fundador del East of the River Network (Red al Este del Río), una agrupación de artistas hip hop de Boyle Heights.  Mescal señala que su misión es usar su plataforma para generar conciencia sobre temas que atañen a la comunidad.  

Foto de Óscar Vásquez.

Viva Mescal habla sobre el aburguesamiento que está ocurriendo no solo en Boyle Heights sino también en otras comunidades de bajos ingresos. En su canción “All City”, Mescal habla sobre el valor excesivo de la vivienda en Boyle Heights. Sus colaboradores musicales, Mad Macks, que también es parte de la red, y Asimoff, que forma parte de otra agrupación con sede en Los Ángeles llamada The Cypher Effect (El efecto cifrado) añaden un rap en la canción de Mescal sobre cómo estos temas de vivienda afectan a los residentes locales.  

Al comienzo de uno de los versos de la canción, Mescal canta en rap: “What street is this, whose corporate greedy dream is this” (Qué calle es esta, que codicia corporativa es esta) refiriéndose a todos los cambios que han ocurrido en Boyle Heights, cuyas calles donde vivían sus antiguos residentes ya no son lo que solían ser.   

Flores toma inspiración para las letras sobre justicia social de artistas latinoamericanos, como Tedy Cajara, Dilo Tapara y Silvio Rodríguez, a quienes describe como artistas que emplean su música para contar historias de la manera más hermosa y profunda.

Los Guaraguao y Alí Primera, artistas y activistas del movimiento Nueva Canción, son otros ejemplos de la inspiración de la banda para construir un movimiento y detentar poder.  

Flores considera que los músicos tienen una responsabilidad con su música y que pueden ser la voz de aquellos sin voz propia.  “Nuestro compromiso es con las personas que sufren, con aquellos que luchan y demuestran su voluntad por salir adelante y prosperar”, señala Flores.  

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.