Esta página también disponible en: English

Pasé mi primera semana en la universidad acampando en diferentes zonas de la región norte del estado de Nueva York, cavando entre pilas de tierra y mantilla, recogiendo papas y otros vegetales mientras aprendía sobre la vida agrícola. Es algo que nunca había imaginado durante mi infancia en mi vecindario del sur de Los Ángeles o mientras asistí a la escuela en Boyle Heights. Este viaje de orientación, de una semana de duración, me introdujo en el nuevo entorno en que estaría viviendo durante los próximos cuatro años en Hamilton College, una pequeña universidad que ofrece formación académica en humanidades.

Alex Medina

Durante mi niñez y adolescencia, hubo muchos momentos en los que no estaba seguro si llegaría a la adultez. Hoy tengo 18 años, he recorrido un largo camino y todavía tengo mucho por delante.

Durante la escuela preparatoria tuve que lidiar con varios temas personales. Hubo momentos en que me sentí solo y avergonzado de mi cuerpo. Tenía una autoestima baja y dejaba que otros se aprovecharan. Una de las cosas que me resultó de mucha ayuda fue convertirme en periodista del Pulso de Boyle Heights.

Escribir mi primer artículo y verlo publicado me hizo caer en la cuenta de que era capaz de tener un impacto en mi comunidad. La historia que realmente cambió mi vida para mejor fue un artículo sobre la comunidad LGBTQ+ de Boyle Heights. Me hizo ver que no estaba solo, que había otras personas como yo y que podía ayudar a aumentar la conciencia sobre esta comunidad a la que pertenecía.

Con esta nueva confianza en mí mismo, decidí hacerme cargo del club Gay Straight Alliance de la Escuela Preparatoria Magnet Francisco Bravo de Ciencias Médicas, que en ese momento se encontraba muy menguado. Decidí dar ese paso tras unirme a Mi Centro, el centro local de la comunidad LGBTQA+ que entré en contacto durante el trabajo de investigación que realicé para mi artículo. El club de la preparatoria Bravo creció y yo crecí con él. Conté con el apoyo inquebrantable de mis maravillosos padres, quienes se volvieron activistas como manera de apoyar mi identidad. También me uní a otros clubes y organizaciones dentro y fuera de la preparatoria. Finalmente sentí que estaba en el lugar al que realmente pertenecía.

A comienzos de este año decidí dejar la ciudad donde nací y crecí para mudarme al otro lado del país y continuar con mis estudios universitarios. Fue difícil tomar la decisión de mudarme tan lejos de mi hogar, especialmente considerando que recién acababa de establecerme en mi comunidad. De todas formas, sentí que necesitaba un cambio en mi vida.

Alex Medina en el campus del Hamilton College.

El comienzo no fue fácil, pero me pude adaptar al nuevo lugar tras vivir un mes en la pequeña localidad de Clinton, ubicada en el norte de Nueva York. Participar en diferentes actividades y programas desde mi llegada me ha ayudado a no extrañar tanto, aunque echo mucho de menos a mi familia y los amigos que dejé en casa.

Tras un mes de comenzar mis estudios en la universidad, me uní a varios clubes y organizaciones semejantes a las que participaba en casa. Encontré un grupo de personas con historias similares a la mía en La Vanguardia, un club que busca generar sentido de comunidad y aumentar la conciencia sobre la Comunidad Latinx. También me uní a la Queer Student Union con la esperanza de continuar con mi trabajo para la comunidad LGBTQ+.

Continúo con mi pasión por la escritura gracias a un cargo que obtuve como redactor en la Oficina de Comunicaciones de mi universidad. Este trabajo me brinda la oportunidad de emplear todas las habilidades que aprendí durante los tres años que trabajé como periodista del Pulso de Boyle Heights.

Tuve la oportunidad de escribir alrededor de treinta artículos sobre temas relacionados con empresas locales, personajes destacados de la comunidad, así como también eventos y asuntos comunitarios. Todo esto me ha dado amplia experiencia en el área de la fotografía, las entrevistas y la redacción.

También me uní a The Continental, la revista de mi universidad, cuyo fin es reflejar la vida universitaria y los logros de los estudiantes. Tengo un segundo empleo como encargado de llamar a los ex alumnos para invitarlos a eventos de la universidad, actualizar su información de contacto y recaudar fondos para nuestra universidad.

Como estudiante en una pequeña universidad de formación en humanidades, mi experiencia educativa ha mejorado. Es más fácil participar y mantener conversaciones con mis profesores y compañeros en clases más reducidas. Estoy satisfecho con todas las clases que estoy tomando, entre las que se incluyen: Japonés, Literatura Inglesa y Ética, Introducción a la Psicología e Introducción a la Economía.

Hamilton College es aproximadamente del mismo tamaño que la preparatoria Bravo, por lo tanto, es una comunidad muy unida. Cuenta con estudiantes de todas partes de Estados Unidos, así como también de otros países. Ha sido muy enriquecedor conocer a personas de diferentes ámbitos sociales.

Realmente me encanta este lugar. La localidad en la que vivo es hermosa, la gente en la universidad es muy simpática y abierta, y tanto la administración como el plantel docente están siempre dispuestos a ayudar. Creo que tomé la decisión correcta al mudarme a este lugar, pero igual siento mucho entusiasmo por volver a casa en el invierno a visitar a mi familia y amigos.

Fotos cortesía de Alex Medina.

Equipo juvenil del Pulso de Boyle Heights.

El Pulso de Boyle Heights se ha convertido en fuente importante de información para los residentes de la comunidad, sus líderes cívicos y creadores de política. El Pulso además le abre nuevos horizontes a sus jóvenes reporteros, proveyéndoles experiencias sin paralelo de participación cívica, pensamiento crítico y liderazgo. El equipo noticioso juvenil de Boyle Heights le pido su apoyo financiero para continuar su importante obra el año próximo. Pulse aquí para hacer su contribución libre de impuestos, con tarjeta de crédito o débito, en la cuenta de USC para el Pulso de Boyle Heights.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.