Esta página también disponible en: English

Una farmacia local de una gran cadena y una fábrica de ropa para niños en Boyle Heights se encuentran entre varios sitios no residenciales con brotes de COVID-19 reportados por las autoridades sanitarias esta semana – cuando los casos de coronavirus siguen en aumento en el vecindario.

El mayor de esos dos brotes locales es en la farmacia Walgreens de la esquina de la calle Breed norte y la avenida César Chávez. Datos disponibles del condado, actualizados el jueves, mostraban que 15 empleados de la tienda habían dado positivo al COVID-19.

Una potavoz de Walgrees dijo que la farmacia de Boyle Heights cerró temporeramente en junio, para permitir la limpieza y desinfección de las áreas impactadas. En un comunicado, la compañía dijo estar “compromentida con proveer un ambiente seguro para los miembros de nuestro equipo y nuestros clientes”.

El otro brote es en la fábrica de ropa para niños KWDZ Manufacturing, localizada en 337 S Anderson St., en el distrito de almacenes de Boyle Heights. Según Salud Pública, ocho empeados de la fabrica dieron positivo.

Un tercer brote en Boyle Heights en un sitio no residencial se da en las instalaciones del médico forense del condado (Medical Examiner-Coroner’s) en 1104 N Mission Rd.  Ahí, cuatro miembros del personal dieron positivo.

Otro brote en el centro de detención de jóvenes (Central Juvenile Hall) se incluye en una lista de lugares residenciales o de cuidado intensivo. Los datos indican que 18 menores internos y dos miembros del personal en las instalaciones del condado en 1605 Eastlake Ave. dieron positivo a la prueba.

ALTA TASA DE CASOS EN BOYLE HEIGHTS

Según datos actualizados el jueves por Salud Pública, hay 1,821 casos confirmados de COVID-19 en Boyle Heights. Los casos locales han incrementado consistentemente desde que un sitio para pruebas se instaló en Boyle a mediados de abril. El promedio de casos diarios en periodos de siete días subió de 19 casos diarios la primera semana de junio hasta 35 casos diarios en la semana que terminó el 27 de junio.

Boyle Heights tiene más casos confirmados que ningún otro vecindario en la ciudad de Los Ángeles y la séptima tasa de infecciones más alta.

Por varias semanas, las autoridades sanitarias han advertido que el coronavirus está teniendo el  mayor impacto en comunidades pobres de color – especialmente aquellas con altas poblaciones latinas. Según datos del censo, la población de Boyle Heights es un 94 por ciento latina.

Hay más casos de COVID-19 entre latinos que entre cualquier otro grupo étnico o racial en el condado de Los Ángeles. Entre las razones – dicen los expertos – los latinos están sobrerrepresentados entre los llamados “trabajadores esenciales”, y muchos de estos viven en hacinamiento.

CASOS ATADOS A BROTES

Las autoridades sanitarias han advertido que muchos de los casos en Boyle Heights y en el Este de Los Ángeles – la comunidad adjunta con el mayor número de casos en la zona no incorporada del condado de Los Ángeles – están relacionados con brotes en plantas de procesamiento de alimentos en Vernon.

Menos de 100 personas viven en esa ciudad industrial, y muchos de los trabajadores de sus fábricas viven en los vecindarios a su alrededor.

El mayor número de casos en Boyle Heights se reportó en mayo, poco después de un gran brote en la empresa Farmer John de procesamiento de carnes en Vernon. El mayor número de casos nuevos diarios reportado en Boyle Heights –65– se dio el 29 de mayo.

Durantes las últimas semanas, además, Salud Pública ha dicho que algunos casos de COVID-19 en Boyle Heights están “asociados con brotes en instalaciones correcionales localizadas en la comunidad”.

Según el departamento de Libertad Condicional del condado (County Probation Department), la mayoría de los menores con COVID-19 internos en sus instalaciones dieron positivo a la prueba a su ingreso. La última actualización del departamento indica que ha dado positivo el seis porciento de los menores que ha ingresado en el Central Juvenile Hall, desde que comenzó a hacer pruebas de los nuevos internos el 3 de mayo.

Libertad Condicional (Probation) dice que los menores que dan positivo son aislados de la población general y se mantienen en aislamiento hasta que la división de servicios de salud para los tribunales de menores (Juvenile Court Health Services) les da el visto bueno. Además, a todos los menores en sus instalaciones se les da mascarillas (tapabocas), y todos los empleados que interactuan con ellos reciben equipo protector personal y entrenamiento sobre control de infecciones de las autoridades sanitarias del condado.

No está claro si algunos de los empeados de Walgreens o KWDZ que dieron positivo han retornado a sus empleos.

Un comunicado recibido el jueves de una portavoz de la compañía no ofreció detalles. El comunicado lee, en parte:

A Walgreens se le comunicó que miembros del equipo que trabajan en nuestra tienda en el 305 North Breed Street eran casos confirmados de COVID-19 en junio. Cuando se nos notifica de casos confirmados o presuntos de COVID-19, tomamos medidas que cumplen o exceden las recomendaciones de los CDC, OSHA, autoridades sanitarias y otras fuentes creíbles, y a la vez seguimos las recomendaciones federales, estatales y locales. Nuestros equipos clínicos y de seguridad trabajan en proximidad con nuestros líderes en la comunidad y en la tienda para responder según sea necesario, lo cual puede incluir identificar y contactar a individuos que puede correr riesgo, para que ellos se mantengan en cuarentena o que automonitoreen su salud, además de limpiar y desinfectar el lugar o las áreas impactadas de la tienda. La limpieza requirió un cierre temporero de la tienda a mediados de junio, periodo durante el cual los clientes pudieron visitar una tienda cercana para cumplir con sus necesidades de receta médica”.

No fueron contestadas varias llamadas telefónicas a KWDZ Manufacturing el miércoles y el jueves. Un listado de la compañía en Google muestra que está “temporeramente cerrada”.

VARIOS BROTES CERCANOS

Además de los cuatro reportados en Boyle Heights, los datos del condado mostraban varios brotes en comunidades adyacentes del este. En Vernon, 10 empresas han reportado brotes: el mayor, por mucho, es en Farmer John, con 183 casos confirmados. Hay múltiples brotes además en Commerce y South Gate.

El condado además reportó un brote en el cuartel del Sheriff del Este de Los Ángeles, donde 20 empleados y un preso han dado positivo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.